COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

FEMINIZACIÓN DE LA VOZ EN PERSONAS TRANSEXUALES DESDE LA LOGOPEDIA.

pexels-photo-3494913

“Quería cambiar el mundo. Pero he descubierto que lo único que uno puede estar seguro de cambiar es a uno mismo”. (Aldous Huxley)  

La feminización de la voz en pacientes transexuales a través de terapia logopédica, es un tema apenas abordado en la literatura científica hasta la fecha.
La voz constituye un rasgo distintivo de la persona, y cuando nos referimos a ella generalmente la calificamos de grave o aguda (Sauca i Balart, 2016). Pero, además, se trata de una cualidad vocal muy ligada al sexo que distingue con claridad una voz grave, generalmente de hombre, de una voz aguda, asociada a la mujer.
Por feminizar la voz se entiende lograr una voz más aguda, con rasgos característicos de mujer y supone proveer de más elasticidad a las cuerdas vocales. Al tener más elasticidad, los repliegues de la mucosa vibrarán con mayor rapidez, de tal modo, que aumenta la tensión y en consecuencia se agudiza el tono vocal. Por el contrario, a menos vibraciones por segundo, es decir, menos elasticidad, menor tensión de las cuerdas vocales y por tanto más agravamiento del timbre. En definitiva, las vibraciones de un sonido agudo son, dentro de la unidad de tiempo, más numerosas que las de un sonido grave.

En la mayoría de los casos del trabajo de feminización de una voz, no podemos hablar de patología, sino de necesidad de resolver la disociación entre imagen física e imagen vocal. Dicha disociación conlleva una distorsión entre la percepción personal y la social, siendo necesario alterar la mecánica de la producción de la voz para cambiar su tono, timbre, resonancia, entonación y otros aspectos. Esta distorsión de la percepción entre la feminidad o masculinidad del habla dependerá de aspectos anatómicos y de aspectos fisiológicos (Sauca i Balart, 2016).

El tono depende de la longitud que presenten los pliegues vocales, cuanto mayor sea, más grave será la voz. Al contrario, cuanto más cortas sean las cuerdas vocales, las voces serán más agudas. En este sentido, según Le Huche y Allali (1993), la voz de un niño cuyos pliegues miden entre cinco y doce milímetros es más aguda que la de una mujer, con pliegues entre catorce y dieciocho milímetros y, a su vez, esta es más aguda que la de un hombre, con longitudes entre dieciocho y veinticinco milímetros.
Stemple, et al. (2000), comprobaron que la frecuencia fundamental media para voces masculinas es de 106 Hz con un rango de entre 77 Hz a 482 Hz y para voces femeninas 193 Hz de media con un rango de 137 Hz a 634 Hz. Estos promedios se basan en la producción de la vocal sostenida /a/.
En definitiva, el tono de la voz varía en función de la vivencia de la persona que habla. A través de un adecuado entrenamiento de la voz se podrá lograr una movilidad tonal que permita producir la voz ampliamente modulada, extendida a dos octavas, cuando el tono es alegre, o emitirse en un solo tono cuando el individuo se encuentra triste o cuando emite órdenes autoritarias.
La elasticidad de las cuerdas vocales, en pacientes transexuales, se podrá lograr fundamentalmente a través de cirugía.
En primer lugar se debe recordar que la voz se produce en la laringe, cuya parte esencial es la glotis y constituye el órgano de fonación humano. El aire procedente de los pulmones, empuja los músculos intercostales, asciende por la tráquea hasta la glotis haciendo vibrar los repliegues vocales, a partir de ahí se forma una masa de sonido amorfo que más tarde damos forma con los articuladores y resonadores.
Astudillo, (2016) crea el método Astudillo que va dirigido a: mujeres con voces naturales poco femeninas, mujeres con voces agravadas o patológicas, mujeres transexuales o reasignadas, mujeres con cuerdas vocales sanas (sin operar), mujeres operadas de cuerdas vocales, mujeres sometidas a cirugía fallida o actores, cómicos y otras profesiones escénicas.
Se apostaba en un principio, por la terapia logopédica como terapia única, pues era una técnica inocua y había una escasa experiencia en las técnicas quirúrgicas. Según el otorrinolaringólogo Casado (2016), en los últimos años se han producido cambios sustanciales respecto a esa creencia, ya que las últimas investigaciones de médicos de todo el mundo, como Rihkanen (1998) en Helsinki (Finlandia), el médico Remacle (2010) en Bruselas (Bélgica), Thomas (2014) en Portland (USA), Anderson (2016) en Toronto (Canadá) y él mismo, apuntan y coinciden en algunos aspectos fundamentales, estableciendo los siguientes acuerdos;
– En la actualidad existen varios tipos de técnicas quirúrgicas que permiten el aumento del tono. Todas las que existen aportan resultados favorables con un alto grado de satisfacción por parte del paciente.

– Como toda actividad quirúrgica, no está exenta de riesgos ni de resultados negativos. Aun así, en este caso, se podría reintervenir para corregir el defecto al mismo tiempo en el que se realizan sesiones de terapia vocal.

– La logopedia no es exclusiva de la cirugía sino complementaria a la misma, e imprescindible.

En definitiva, Casado, (2016), defiende que es imprescindible una terapia vocal postoperatoria y no comparte la idea de que la logopedia pueda actuar como terapia única en la feminización de la voz. Bajo su punto de vista, ésta consiste únicamente en, mediante ejercicios, cambiar el gesto vocal, es decir, el comportamiento vocal. Cambiar el comportamiento vocal hace referencia a agudizar la voz sin que ello conlleve nada más por lo que no se generalizaría en su vida diaria, pudiendo volver al tono original durante reacciones fisiológicamente humanas tales como la risa, la tos, el bostezo, el estornudo, el grito, el aclaramiento faríngeo, etc.
Así mismo, Casado, (2016) defiende que después del proceso de transición que recorren estas mujeres, la voz debe tener, de manera natural, un tono vocal alto, sin tener que estar imitándolo permanentemente. Una vez que la laringe de la mujer transgénero se ha transformado mediante cirugía en una laringe femenina, y consecuentemente, el tono vocal se ha elevado, la terapia vocal afianzará este cambio definitivo sin tener que preocuparse antes de cada fonación.

Sin embargo, Astudillo, (2016), defiende que la logopedia es en la actualidad el medio más fiable y más completo para feminizar una voz y además, Astudillo, (2016), apoya la idea de que las actuales técnicas quirúrgicas proponen un aumento de tono, es decir, una ganancia frecuencial que volverá la voz más aguda. Sin embargo, la feminización de la voz no se resume simplemente a una voz más aguda; numerosos elementos se ven implicados en el discurso de una mujer: la modulación, el lenguaje no verbal, la gestualidad, la entonación, el vocabulario, la intensidad, el ritmo de habla, etc. (Astudillo, 2016).
Dentro del debate sobre las distintas vías para feminizar la voz, Astudillo, (2016), resume las posturas de la siguiente manera:
– La cirugía apuesta por una ganancia de frecuencia, reduciendo la concepción de una voz femenina a una voz aguda.
– La logopedia apuesta por la exaltación de la feminidad en todos sus aspectos, no sólo a un nivel vocal puro.

Cercano a esta última idea, Sauca i Balart (2016) defiende que una voz femenina precisa de unos mínimos respecto al tono, pero éste no es el requisito para feminizarla. Explica que se deben cambiar hábitos muy arraigados y se deben trabajar aspectos como la entonación, la gestualidad y mímica, la autoconfianza, elasticidad y resistencia de músculos laríngeos, el apoyo diafragmático, el habla, la adecuación estética.
Además de la feminización de la voz, sería conveniente investigar acerca de la masculinización de la voz, pues a pesar de que existen algunos hombres que masculinizan su voz a través de la terapia hormonal, otros no lo consiguen.
Por último les vamos a proporcionar unos videos sobre el proceso de feminización de la voz en personas transexuales:

https://www.youtube.com/watch?v=tXdIdGazSe8: FEMINIZACIÓN DE LA VOZ: HABLAR EN AGUDO NO ES FEMENINO!
https://www.youtube.com/watch?v=gV7AJvBiCio: FEMINIZACIÓN DE LA VOZ HABLADA, CANTADA Y PATOLÓGICA
https://www.youtube.com/watch?v=UMaj_OkQL-A: FEMINIZACIÓN DE LA VOZ: EXPRESIVIDAD FACIAL Y VOZ EMOCIONAL

EL SISTEMA FASCIAL

pexels-photo-3571563

“Mira profundamente en la naturaleza y entonces comprenderás todo mejor”
(Albert Einstein)

¿QUÉ ES EL SISTEMA FASCIAL?

La fascia es una estructura de tejido conectivo muy resistente que se extiende por todo el cuerpo como una red tridimensional. Es de apariencia membranosa y conecta y envuelve todas las estructuras corporales. Da soporte, protección y forma al organismo.

Tiene una continuidad física en el organismo, y aunque a veces se hable de sistema de fascias, no existe un fascia para cada estructura, ni hablamos de muchas fascias, sino de una solo, va envolviendo cada una de las estructuras del cuerpo pero sin separarse nunca.

Hablamos de:

Fascia superficial: que corresponde al tejido subcutáneo

Fascia profunda: es una capa de tejido conectivo denso y organizado, que cubre la mayor parte del cuerpo paralelamente a la piel y al tejido subcutáneo.

FUNCIONES DEL SISTEMA FASCIAL:

Recubrimiento: rodea los distintos grupos musculares y vísceras.

Suspensión: papel de sujeción y anclaje de distintos órganos a las paredes de las cavidades donde se encuentran.

Transmisión de movimiento.

Conexión: el tejido fascial conecta estructuras viscerales entre sí, como también puede relacionar estructuras miofasciales superficiales con otras más profundas.

Integridad postural: el sistema fascial es un elemento elástico que reviste todas las estructuras del cuerpo y por tanto es elmsoporte del equilibrio postural.

Mantenimiento del bombeo circulatorio de la sangre y de la linfa.

Soporte de los tejidos al estrés mecánico: mediante la producción de colágeno. El sistema fascial constituye el soporte del aparato locomotor , del sistema nervioso, del vascular y del linfático.

Protección: protege a cada uno de los componentes corporales de una forma individual actuando también como un sistema de protección global. Ajusta su tensión en respuesta a las necesidades funcionales de cada elemento.

La fascia es muy elástica, lo que permite ser un elemento de protección contra traumatismos.

DISFUNCIÓN FASCIAL

El cuerpo se suele lesionar con mucha frecuencia, pequeños microtraumatismos que producen un fenómeno de acumulación lenta y gradual de pequeñas lesiones, que son las que afectaran al sistema fascial viéndose disminuida su elasticidad.

En presencia de la disfunción se produce una sobrecarga en todos los segmentos del sistema fascial, y particularmente, en la columna vertebral, alterando el funcionamiento de la estructura corporal.

Por todo esto el sistema fascial es de vital importancia a la hora de tratar alteraciones musculo esqueléticas y viscerales por parte del Fisioterapeuta, ya que se mejorará y optimizará la calidad del movimiento de la persona.

Desde la fisioterapia trabajaremos el sistema fascial desde la terapia manual, dando mayor importancia al método de liberación miofascial ( modalidad de evaluación y tratamiento tridimensional de los movimientos y presiones sostenidas en todo el sistema de la fascia, para poder de esta manera eliminar sus restricciones,

Es importante insistir en la liberación miofascial, dado que cualquier restricción influirá en la dinámica de los fluidos corporales, en la perfusión a los órganos y células que lo constituyen, alterando su función, ya se del movimiento o la oxigenación, el filtrado o la expulsión de residuos.

El objetivo general de la terapia miofascial, es restaurar la movilidad a nivel de las fascias y tejido conjuntivo fibroso, que se ha vuelto rígido.

HEMINEGLIGENCIA O NEGLIGENCIA HEMISFÉRICA

monochrome photo of couple in ocean

Photo by Edward Eyer on Pexels.com

“Estoy mirando, oyendo, con la mitad del alma en el mar y la mitad del alma en la tierra, y con las dos mitades del alma miro el mundo”.

-Pablo Neruda-

El término heminegligencia o negligencia hemisférica se define como un fallo de orientación, actuación y respuesta a un estímulo que se presenta contralateral a la lesión cerebral en ausencia de trastornos sensoriales o motores (Heilman y cols, 1993) o lo que es lo mismo, existe un déficit para la percepción de estímulos que se encuentran en el lado contrario al hemisferio afectado.

La región más frecuente donde se suele producir el daño se extiende alrededor del área parieto-temporal del hemisferio derecho.

Las patologías que cuentan con mayor prevalencia de cursar con esta alteración atencional son:

  • Accidentes cerebrovasculares (ACVs)
  • Traumatismos craneoencefálicos (TCE)
  • Tumores

La heminegligencia se puede dividir en los siguientes subgrupos:

  1. Heminegligencia atencional (sensorial): Posibles alteraciones en la percepción del estímulo. Puede darse a nivel visual, auditivo o táctil. Se divide a la vez en varios grupos:
    1. Extinción sensorial a estímulos simultáneos: Se distingue el estímulo cuando no se presenta junto a otros elementos, mientras que si se muestran en conjunto a la persona le es imposible diferenciarlo.
    2. Heminegligencia visuo-espacial: Heilman en 1979 definió la HVE como la incapacidad para detectar, orientarse o responder a estímulos novedosos o significativos procedentes de regiones espaciales contralaterales, debido a una lesión cerebral, no pudiéndose atribuir su origen a una alteración sensorial o motora.

Implica una dificultad en la realización de las AVD´s., específicamente en el vestido, alimentación, aseo y también en la lectoescritura.

  1. Heminegligencia personal. Suele ir acompañado de hemiasomatognosia; La persona no reconoce el hemisferio afecto de su cuerpo, llegando a tener sentimientos de indiferencia o negatividad hacia dicho hemicuerpo.
  2. Heminegligencia intencional (motora): Alteración en los procesos de respuesta. Consiste en un retraso en la iniciación de los movimientos o ausencia de los mismos sin que exista déficit motor grave.
  3. Heminegligencia afectiva. Suele ir ligado a la anosognosia que es el no reconocimiento de la propia enfermedad.
  4. Heminegligencia representacional: es la omisión de una mitad de la imagen mental que se tiene de un contexto. Al pedir una descripción de un entorno en el que haya estado la persona con esta alteración, obviará todos los detalles que se encuentren en la mitad del lado izquierdo de su representación mental; Sólo conseguirá recordarlo si cambia la posición desde donde está visibilizando dicha imagen.

Aunque existen diferentes pruebas para diagnosticar la heminegligencia, se ha comprobado que es más eficaz la mezcla de diferentes test y no sólo la valoración con uno de ellos. Por ello, las baterías estandarizadas que se suelen utilizar con mayor frecuencia son las siguientes:

1.-  Behaviorial inatention test o Test de Inatención comportamental: (BIT)

Se divide en dos partes con diferentes subtest en cada una de ellas:

  1. Convencionales: (6 items)
  • Línea de cruce
  • Cancelación de letras
  • Cancelación de estrellas
  • Copia de figuras y de formas
  • Bisección de línea: Se le presenta a la persona una lámina con 40 líneas y se le pide que las cruce con un bolígrafo. Si la persona cursa con heminegligencia solo tachará  las líneas que están colocadas en el lado derecho del ejercicio.
  • Dibujo representativo
  1. Comportamentales (9 items)
  • Pre-escaneo (exploración de dibujos)
  • Marcado telefónico
  • Decir y poner la hora
  • Leer artículos de periódico
  • Leer menús
  • Copia de frases
  • Copia de direcciones
  • Clasificar monedas
  • Interpretar un mapa
  • The Chaterine Bergego Scale (CBS): Valora la heminegligencia en las actividades de la vida diaria (AVD´s). El terapeuta cumplimenta la escala mediante la observación de 10 items sobre la ejecución de las AVD´s por parte de la persona, y después se le pide a la persona que rellene un cuestionario con preguntas sobre si es consciente que realiza las tareas encomendadas.
  • Test de las campanas: En una lámina se plantean 35 dibujos de campanas junto con otros 280 dibujos distractores. El ejercicio consiste en que la persona debe rodear todas las campanas en el menor tiempo posible. La disposición de los dibujos está hecha por columnas, la persona que examina debe ir escribiendo el orden en el que se van tachando las campanas para la valorar las posibles estrategias que utiliza la persona al realizar el test.

Para concluir, es importante destacar que muchas veces como profesionales de diversas áreas no nos damos cuenta que antes de realizar cualquier intervención en personas con DCA es necesario realizar una valoración para la detención de posibles alteraciones cognitivas, ya que dependiendo de los resultados obtenidos se modificará en mayor o menor grado la forma de realizar el tratamiento.

A continuación, les presentamos un vídeo que nos explica algún ejemplo sobre lo comentado con anterioridad y otro que nos expone las dificultades con las que se encuentra una persona con esta alteración para ejecutar las actividades de la vida diaria en su día a día:

RIZARTROSIS

achievement adult agreement arms

Photo by rawpixel.com on Pexels.com

“Una mentalidad positiva te ayuda a triunfar.

Piensa bien, para vivir mejor”

Jaime Borrás

¿Qué es la rizartrosis?

Alteración degenerativa que se produce en la articulación trapeciometacarpiana del primer dedo, se caracteriza por la degeneración del cartílago que recubre la articulación, este cartílago ayuda a que las articulaciones se deslicen suavemente. Se caracteriza por ser una afectación progresiva, más común en la mujer que en el hombre, y es frecuente en edad avanzada.

En relación a los síntomas se distinguen 3 fases en rizartrosis:

  • Fase aguda: dolor en reposo y movimiento, inflamación y tumefacción.
  • Fase 2: hay una disminución del rango articular, disminuye la inflamación pero hay mayor rigidez.
  • Fase 3: en esta fase disminuye el dolor y el rango articular, pero aumenta la rigidez de la articulación. Además tiene mucha dificultad para sujetar objetos (pinza).

A medida que avanza la enfermedad se produce una deformación, con tendencia a la subluxación del primer metacarpiano sobre el trapecio.

¿Qué tratamiento hacer en rizartrosis desde Terapia Ocupacional?

Desde Terapia Ocupacional se diseñaran diferentes actividades graduales, teniendo en cuenta las necesidades de cada usuario, con el objetivo de favorecer la autonomía y lograr la máxima funcionalidad. Se diseñara un tratamiento para cada fase de esta enfermedad que se detalla a continuación:

  • Fase aguda:
    • Reposo: le educaremos para que planifique las actividades que le provoquen dolor o fatiga. Para ello que alterne las actividades que impliquen mayor esfuerzo con otro tipo de tareas de menor demanda.
    • Masajes y estiramientos: de los dedos índice y pulgar para aumentar la circulación de la zona.
    • Uso de ortesis: utilización de una férula de reposo, para alinear el dedo pulgar.
  • Fase 2, en esta fase podemos realizar las siguientes actividades terapéuticas:
  • Movilización y tracción del pulgar afectado, enseñando al usuario la movilización del pulgar afectado.
  • Fortalecimiento de los músculos tenares a través de actividades, como por ejemplo el power web.
  • Realizar pinzas a través de actividades manipulativas.
  • Termoterapia, realizar antes de la terapia baños de parafina, y después de la actividad colocar hielo.
  • Programa de protección articular con la utilización de una férula, para evitar el dolor y la deformidad del primer metacarpiano.
  • Fase 3: en esta fase educaremos al usuario en su enfermedad, le enseñaremos un programa de protección articular donde aprenderá como evitar posiciones que aumenten la deformidad, y a realizar una actividad de la vida diaria protegiendo la articulación . Además seguirá utilizando la férula en las actividades donde haya riesgo de sobrecargar la articulación.

PARÁLISIS FACIAL Y LOGOPEDIA

woman standing on beach shore

Photo by Cassiano Psomas on Pexels.com

“En medio de la dificultad yace la oportunidad” Albert Einstein.

  • La parálisis facial es un trastorno muy frecuente en la actualidad. Consiste en la pérdida total o parcial del movimiento muscular voluntario en un lado de la cara. Es una alteración neurológica que se manifiesta cuando se lesiona el nervio facial, el séptimo par craneal, por lo que no traslada órdenes nerviosas a los principales músculos de la cara.
  • La parálisis facial pueden producir los siguientes síntomas:
  • Asimetría en el rostro por falta de movilidad en un lado de cara.
  • Imposibilidad para levantar la ceja.
  • Incapacidad para cerrar el ojo del lado afecto.
  • Dificultad para subir la ceja del lado afecto.
  • Incapacidad para sonreír.
  • Alteraciones en la lagrimación.
  • Frente lisa.
  • Acúmulo de los alimentos en la parte posterior de la boca y caída de la saliva.
  • Alteraciones en la respiración nasal
  • Alteraciones articulatorias en el habla.
  • Antes de la parálisis puede presentarse un cuadro catarral banal y dolor más o menos intenso en la región facial.
  • La parálisis se establece en unas pocas horas y puede empeorar en algunas ocasiones durante 24 o máximo 48 horas más.
  • Existen múltiples causas que pueden provocar una alteración del nervio facial a lo largo de su recorrido provocando una parálisis facial. Algunas de esas causas tienen un origen interno, mientras que otras, lo tienen de índole externa.

La parálisis facial más frecuente (en el 80% de los casos) es aquella que no tiene causa aparente, como la Parálisis de Bell.

Entre las causas internas, se encuentran los tumores, los infartos o las malformaciones vasculares cerebrales. También forman parte de estas causas los tumores a nivel del ángulo pontocerebeloso, los tumores del oído medio, los tumores en la base del cráneo o los tumores de la parótida.

Igualmente, pueden provocar una parálisis facial ciertas causas externas, como son los traumatismos craneales con fractura del hueso temporal, ciertos agentes tóxicos y enfermedades metabólicas, las infecciones víricas y bacterianas, el frío o la iatrogenia (accidente quirúrgico). Finalmente, puede producirse una parálisis facial de forma congénita, como el Síndrome de Moebius.

  • La función motora del nervio facial controla los músculos de la cara, cuero cabelludo, pabellón auricular y cuello. El control voluntario tiene relación con la comunicación humana (verbal o no), la limpieza ocular y para lograr la alimentación. El control involuntario está relacionado de manera más relevante con los gestos emocionales de la cara y la audición. Las funciones sensitivas del nervio facial están relacionadas con el lagrimeo, la secreción nasal, salivación y las sensaciones gustativas de los 2/3 anteriores de la lengua.

En el 80% de los casos se consigue una recuperación total de la función del nervio. El tiempo medio suele ser entre 4-6 semanas, llegando hasta los 6 meses para la recuperación completa. La secuela más frecuente es un leve grado de parálisis de los músculos que se afectaron.

  • El tratamiento de la parálisis facial es multidisciplinar, ya que en ocasiones se necesita un tratamiento quirúrgico formado por cirujanos plásticos, trabaja junto con otorrinolaringólogos, neurocirujanos, neurofisiológos y a la vez un tratamiento rehabilitador formado por fisioterapeutas y logopedas.
  • Un estudio logopédico sobre los síntomas de la parálisis facial demuestran que, en todos los casos, sin excepción alguna, aparecen síntomas logopédicos cuando se produce una parálisis facial. Destacan los síntomas motores por ser los más llamativos e incapacitantes. Cuando se produce una lesión en el nervio facial, aparecen problemas de tono (rigidez o debilidad), movilidad y fuerza en la musculatura facial, lo que a su vez origina otros problemas. La expresión facial experimenta un cambio caracterizado siempre por la asimetría provocada por el lado afectado. Este, además, produce incoordinación de los movimientos musculares. Por esta razón, la estética facial se modifica, que es el síntoma más evidente y el primero que se describe en todos los casos. Este síntoma compromete la comunicación no verbal del individuo (mímica, expresión de sentimientos e interacción con los demás). Además, son frecuentes otros síntomas motores como la disartria, las sincinesias, la dificultad para lograr un sellado labial completo o la falta de fuerza para el proceso de masticación, entre otros.

Por esta evidencia, primero es necesario acotar el campo de intervención del logopeda. La rehabilitación motora puede realizarse desde la fisioterapia y/o desde la logopedia, pero, en cualquier caso, de la logopedia no se puede prescindir ya que como se ha analizado, la parálisis facial compromete aspectos del lenguaje y de la comunicación verbal y no verbal que la fisioterapia no contempla. La mímica es una forma de comunicación no verbal y una distorsión en la expresión facial altera el proceso comunicativo emitiendo una imagen de enfermo al receptor. Sin embargo, el trabajo multidisciplinar puede ser más completo y dinámico para el paciente si realiza más de un tipo de rehabilitación.

  • A continuación os acompañamos unos enlaces para conocer en profundidad esta patología:

https://www.youtube.com/watch?v=9JpEjUyqqwE

https://www.youtube.com/watch?v=QemYx_7eLes

COMO NOS INFLUYE NUESTRO PASADO SEGÚN LA PERSPECTIVA DEL EMDR

pexels-photo-472494

“La memoria del corazón elimina los malos recuerdos

y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado”.

Gabriel García Márquez

Son muchas las ocasiones  en las que nos sentimos mal ante determinados estímulos o sensaciones y no sabemos porqué, estos pueden ser desde una determinada  canción, olor  o imagen, hasta una reacción concreta de una persona de nuestro entorno. Se trata de elementos que nos hacen  sentir mal y desconocemos su causa al menos de forma consciente.  La explicación de dicho malestar reside en el hecho de que dichos estímulos conectan con experiencias que hemos tenido en el pasado (tanto reciente como lejano), que se encuentran “grabadas” en nuestras redes de memoria y de manera inconsciente nos están influyendo.

Cada experiencia de nuestras vidas se convierte en una pieza de nuestro mundo interior y va gobernando nuestras reacciones hacia todas nuestras interacciones. Una actitud que debemos potenciar es mantenernos vigilantes  en los momentos en los que hemos perdido el equilibrio comenzando así a ser conscientes de nuestros puntos débiles y poder trabajarlos; por desgracia, esto no siempre es fácil ya que por lo general vamos por la vida con el “piloto automático” sin hacer otra que reaccionar sin darnos cuenta  de porque lo hacemos. Por ejemplo imaginemos en una sacrificada esposa que siempre se ha dedicado cuidar de su marido gravemente dependiente hipotecando sus necesidades en función de las de los demás; en el momento en que esta persona entra en crisis y comienza a tener sentimientos de inutilidad y agobio puede ser consecuencia de toda una serie de experiencias vitales en  las que nunca se ha parado a pensar en si misma y su valía como persona.

Cuando hablamos de la influencia  de nuestro pasado, no siempre  tiene porque estar relacionado con la infancia, existen numerosos estudios que demuestran  que efectivamente los eventos tempranos nos pueden hacer vulnerables  ante determinados problemas en un futuro, pero así mismo también son muchas las ocasiones  en las que una situación relativamente reciente nos puede desbordar; es decir no es necesario que hayamos tenido un pasado truculento y lleno de catástrofes  sino que un determinado acontecimiento estresante  puede ser  una discusión con mi pareja o bien una sucesión repetida de discusiones.

A través de  la terapia basada en  EMDR (Eye Movement Desensibilization and Reprocessing en español significa Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares) se  diferencia siempre entre  Traumas con T o bien traumas con t: mientras que en los primeros se dan situaciones en las que vemos en peligro nuestra vida o integridad física como puede ser una violación o ser víctima de un terremoto, en los  traumas con t se refiere a las situaciones  que, si bien no conllevan tanto peligro de forma inmediata, se producen de forma sistemática y repetida en el tiempo de forma que conducen a un importante desgaste tanto físico como psíquico; un ejemplo claro podría ser las circunstancias de un cuidador primario de una persona altamente dependiente.

En el proceso con EMDR, el terapeuta trabaja con el paciente para identificar un problema específico que será el foco del tratamiento. El paciente describe el incidente traumático, a partir del cual es ayudado por el terapeuta para que seleccione los aspectos más importantes y que más lo angustian de dicho incidente. Mientras el paciente hace movimientos oculares (o cualquier otra estimulación bilateral) le vienen a la mente otras partes del recuerdo traumático u otros recuerdos.

Influencia de las cogniciones negativas

Se trata de expresiones verbales que dan forma a las emociones y pensamientos que nos provocan malestar, en otras palabras, se trata de las frases que nos decimos a nosotros mismos cuando sentimos que las cosas van mal; por ejemplo si una persona  tiene sensaciones de pánico e indefensión  cada vez que tiene que hacer una tarea nueva  a nivel laboral por miedo al fracaso, poco a poco está contribuyendo a construir la   cognición “soy una inútil”  en su sistema de creencias.

¿Cómo identificar nuestras cogniciones negativas?

A pesar de que puede haber muchas formas de verbalizar nuestra angustia este tipo de creencias se pueden agrupar en torno a 3 categorías:

  • Relativas a la RESPONSABILIDAD: la creencia de que somos o hemos hecho algo malo “Soy una mala persona”, “Soy una inútil”, “no merezco que me traten bien”
  • Relativas a la FALTA DE SEGURIDAD: se refiere a la creencia de que siempre nos pueden pasar cosas malas “no puedo confiar en nadie”, “estoy en peligro”, “me puede pasar algo”,…
  • Relativas a la FALTA DE CONTROL/PODER: consiste en la tendencia a pensar que sino tenemos todo bajo control estamos perdidos “no tengo control”, “estoy indefenso”, “no puedo conseguir lo que quiero”, “no puedo defenderme”, “tengo que ser perfecto”.

Aunque realmente sepamos que estas frases no son  ciertas, traducen en palabras nuestros sentimientos y la sensación que tenemos sobre nosotros  mismos en determinadas circunstancias, por lo que en realidad tienen el poder de controlar nuestras vidas. Darle forma a nuestros sentimientos con palabras nos da más información sobre los procesos inconscientes, recuerdos y  experiencias que mandan sobre  nosotros.

 

INTELIGENCIA EMOCIONAL (PARTE 2)

IE2

CONCEPTO DE INTELIGENCIA EMOCIONAL

Más tarde, en 1996, Martineaud y Engelhart que centran su trabajo en la evaluación de la inteligencia emocional la definen como (en Vallés A. y Vallés C. 2000: 90):“La capacidad para leer nuestros sentimientos, controlar nuestros impulsos, razonar, permanecer tranquilos y optimistas cuando no nos vemos confrontados a ciertas pruebas, y mantenernos a la escucha del otro”.

Mayer et al. (2000, p. 109) explicaron que la inteligencia emocional es la capacidad de procesar la información emocional con exactitud y eficacia, incluyéndose la capacidad para percibir, asimilar, comprender y regular las emociones. De este modo, la inteligencia emocional incluye las habilidades de (Mehrabian, 1996):

  1. Percibir las emociones personales y la de otras personas.
  2. Tener dominio sobre las emociones propias y responder con emociones y conductas apropiadas ante diversas circunstancias.
  3. Participar en relaciones donde las emociones se relacionen con la consideración y el respeto.
  4. Trabajar donde sea, en la medida de lo posible, gratificante desde el punto de vista emocional.
  5. Armonización entre el trabajo y el ocio.

Otro de los autores, Bar-On (1997) define inteligencia emocional como un conjunto de capacidades, competencias y habilidades no cognitivas que influencian la habilidad propia de tener éxito al afrontar aspectos del medio ambiente.

Fernández Berrocal (2000): la define como la capacidad para conocer, comprender y regular nuestras emociones y las de los demás.

Bisquerra (2005): define la Inteligencia Emocional como una meta-competencia que determina en qué medida podremos utilizar correctamente otras habilidades que poseemos, incluida la inteligencia.

El modelo postulado por Mayer y Salovey y, reformulado por los mismos autores más de D. R. Caruso en 2000, se considera un modelo puro y susceptible de medición psicométrica (Mestre y Fernández Berrocal 2008, 82-83).

Estos autores criticaron ampliamente a Goleman definiendo su teoría como un modelo mixto y no puro, ya que incluía una serie de capacidades, de competencias, que excedían el constructo de la IE. Lo mismo dijeron respecto al modelo de Bar-On, aduciendo que se circunscribía en el contexto de la teoría de la personalidad, como un modelo de bienestar. Daniel Goleman definió su teoría como un modelo de rendimiento laboral basado en la inteligencia emocional, que genera una serie de competencias emocionales (Goleman 2004, 63-84).

Valles (2005, p. 33) define inteligencia emocional como capacidad intelectual donde se utilicen las emociones para resolver problemas. En este sentido, la inteligencia emocional es la aptitud para captar, entender, y aplicar eficazmente la fuerza y la perspicacia de las emociones en tanto que fuente de energía humana, información, relaciones e influencia (Cooper y Sawaf, 1997, p. 52).

Las tres teorías acerca de la IE que han generado mayor interés en términos de investigación son las teorías de Bar-On (1988, 2000), Salovey y Mayer (1997), y Goleman ( 1998a) (Jamali, Sidani y Abu-Zaki, 2008) (ver cuadro 1).

La primera de las tres teorías principales fue la de Bar-On (1988), quien en su tesis doctoral, acuñó el término “coeficiente emocional” (EQ), como un análogo de coeficiente intelectual (IQ). Bar-On (1997b) define su modelo en términos de cinco habilidades sociales y emocionales principales incluyendo habilidades intrapersonales, habilidades interpersonales, adaptabilidad, manejo del estrés y el estado de ánimo, que en conjunto influyen en la capacidad de una persona para hacer frente eficazmente a las exigencias medioambientales. Su modelo se enmarca en el contexto de la teoría de la personalidad como un modelo general de bienestar psicológico y de adaptación (Goleman, 2001).

Salovey y Mayer (1997), desarrollaron un modelo que tiene un enfoque cognitivo, destacando las aptitudes mentales específicas para el reconocimiento y clasificación de las emociones (Goleman, 2001). Su modelo de desarrollo, consta de cuatro niveles de habilidades, cada uno más complejo, con base en procesos que incluyen la emoción y la cognición. Goleman (1998b), por su parte, presentó una teoría de la IE basada en las competencias, que incluye un conjunto de habilidades afectivas y cognitivas. Por tanto, Goleman basa su teoría en las competencias relevantes para el desempeño del trabajo. Identificó cinco dimensiones de la inteligencia emocional, incluyendo la auto-conciencia, auto-control, auto-motivación, empatía y habilidades sociales. Estos se han clasificado en dos grandes categorías: la competencia personal en el trato con uno mismo, y la competencia social en el trato con los demás (Goleman, 1995).

MODELO DE LAS CUATRO RAMAS

Mayer y Salovey (2008): explican que es una inteligencia que implica la habilidad para percibir con precisión, valorar y expresar y una emoción; la habilidad para acceder y/o generar sentimientos que faciliten el pensamiento; la habilidad para comprender la emoción y tener conocimiento emocional y la habilidad para regular reflexivamente las emociones de forma que promuevan el crecimiento emocional e intelectual; el Modelo de las cuatro ramas de Salovey y Mayer, expone las diversas funciones de la inteligencia emocional: percibir, facilitar, comprender y regular.

  • Percepción: ¿Qué siento? Esta cualidad permite reconocer las emociones en uno mismo y en los demás.
  • Facilitación: Esta capacidad permite pensar y organizar mejor el pensamiento al ayudar a la atención y memoria a recordar lo más importante y organizar la información. Expresarlo, poner nombre, etiquetarlo en la memoria.
  • Comprensión: Esta cualidad nos ayuda a comprender y poner nombre a las emociones y la información que nos ofrecen ¿De qué me informa lo que siento?
  • Regulación: Permite regular y reflexionar sobre las emociones en nuestro beneficio y el de las demás personas para aprender a crecer como personas ¿Cómo puedo regular nuestras emociones? ¿Qué puedo hacer con ello para crecer como persona?

MODELO DE INTELIGENCIA EMOCIONAL DE GOLEMAN

 El modelo de Goleman por el contrario destaca cinco componentes en la inteligencia emocional:

1) Conocer las propias emociones: El principio de Sócrates “conócete a ti mismo” se refiere a esta pieza clave de la inteligencia emocional: tener conciencia de las propias emociones; reconocer un sentimiento en el momento en que ocurre. Una incapacidad en este sentido nos deja a merced de las emociones incontroladas.

2) Manejar las emociones: La habilidad para manejar los propios sentimientos a fin de que se expresen de forma apropiada se fundamenta en la toma de conciencia de las propias emociones. La habilidad para suavizar expresiones de ira, furia o irritabilidad es fundamental en las relaciones interpersonales.

3) Motivarse a sí mismo: Una emoción tiende a impulsar hacia una acción. Por eso, emoción y motivación están íntimamente interrelacionados. Encaminar las emociones, y la motivación consecuente, hacia el logro de objetivos es esencial para prestar atención, automotivarse, manejarse y realizar actividades creativas. El autocontrol emocional conlleva a demorar gratificaciones y dominar la impulsividad, lo cual suele estar presente en el logro de muchos objetivos. Las personas que poseen estas habilidades tienden a ser más productivas y efectivas en las actividades que emprenden.

4) Reconocer las emociones de los demás: Un don de gentes fundamental es la empatía, la cual se basa en el conocimiento de las propias emociones. La empatía es la base del altruismo. Las personas empáticas sintonizan mejor con las sutiles señales que indican lo que los demás necesitan o desean. Esto las hace apropiadas para las profesiones de la ayuda y servicios en sentido amplio (profesores, orientadores, pedagogos, psicólogos, psicopedagogos, médicos, abogados, expertos en ventas, etc.).

5) Establecer relaciones: El arte de establecer buenas relaciones con los demás es, en gran medida, la habilidad de manejar las emociones de los demás. La competencia social y las habilidades que conlleva, son la base del liderazgo, popularidad y eficiencia interpersonal. Las personas que dominan estas habilidades sociales son capaces de interactuar de forma suave y efectiva con los demás.

FUNCIONES DE LAS EMOCIONES

La inteligencia emocional según la definición de la RAE: una alteración del ánimo, intensa y pasajera, agradable o penosa que va acompañada de una cierta conmoción somática”. Respuesta adaptativa, breve, intensa y asociada a un estímulo externo o interno.

Una emoción es un proceso psico-biológico que nos prepara para adaptarnos y responder al entorno. Su función principal es la adaptación, es decir, la supervivencia.

Las emociones cumplen tres funciones principales:

  • Adaptativa: prepara al organismo para la acción.
  • Social: comunica el estado de ánimo.
  • Motivacional: facilita las conductas motivadas.

Según Leslie Greenberg las tres tareas necesarias para la gestión emocional son:

  • Identificar las emociones.
  • Leer el mensaje que te dan.
  • Expresar las emociones.

EJERCICIO PRÁCTICO PARA APRENDER A CONOCER TUS EMOCIONES (LESLIE GREENBERG)

Aprender a conocer tus emociones (ejercicio)

La primera tarea que ayuda a incrementar la conciencia de tus emociones es llevar un registro emocional. Tres veces al día escribe la última emoción que hayas sentido y describe tu experiencia. Presta atención a los siguientes puntos.

¿Qué nombre le das a esa emoción?

-SI te descubres usando repetidamente sólo unas cuantas palabras, como frustrado o feliz, trata de encontrar más palabras referidas a emociones.

¿Cuál es la emoción que aparece más repetidamente o el estado de ánimo más duradero?

¿Cuánto tiempo ha durado?

¿Tenías sensaciones corporales que acompañaban a la emoción?

  • Tener tensión en el cuerpo, la mandíbula, los puños
  • Temblor
  • Sentir que sudas o tienes mucho calor
  • Sentir frío
  • Notar los latidos del corazón
  • Otras sensaciones ¿Cuáles son?

¿Venían pensamientos a tu mente?

  • ¿Cuáles son esos pensamientos?
  • ¿Se refieren al pasado, al futuro o al presente?

¿Hiciste algo, o sentías el deseo de hacer algo, o de expresar algo?

  • Acercarte o alejarte
  • Avanzar progresivamente
  • Poner una determinada expresión facial

¿Qué produjo la emoción o el estado de ánimo?

  • Describe la situación
  • ¿Se debió a un suceso interno?

¿Qué información te está proporcionando tu emoción?

  • Te dice algo acerca de ti mismo
  • Te dice algo acerca de una relación
  • Te dice algo relacionado con tus progresos en la consecución de una meta

Reflexiona acerca de tu respuesta emocional a la situación y trata de darle sentido a lo que estás sintiendo. Además intenta identificar lo que te está diciendo que decidas.

  • ¿Deberías seguir tu sentimiento?
  • ¿Deberías tratar de averiguar qué hay detrás de ese sentimiento?
  • ¿Deberías tratar de ampliar tu visión para cambiar el sentimiento?