COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » LA IMPORTANCIA DE LA DECISIÓN DE CUIDAR DE OTROS Y LAS CONSECUENCIAS SOBRE LA SALUD PSICOFÍSICA DEL CUIDADOR

LA IMPORTANCIA DE LA DECISIÓN DE CUIDAR DE OTROS Y LAS CONSECUENCIAS SOBRE LA SALUD PSICOFÍSICA DEL CUIDADOR

Camino-al-sol

Convertirse en cuidador de una persona con discapacidad y/o  en situación dependencia, es un proceso cambiante y progresivo que comienza desde el primer momento en el que tomamos la decisión de querer cuidar del otro.

En términos generales no se concede demasiada atención a la forma en la que se realiza, sin embargo, por las consecuencias que puede tener en la futura salud psicofísica del cuidador, es especialmente importante el modo en que se produce la decisión de cuidar.

En múltiples estudios se reconocen los efectos negativos de la tarea de cuidar sobre la salud de los cuidadores familiares y sus repercusiones negativas en su calidad de vida.

No obstante, en los últimos años ha emergido con fuerza una corriente que pone en valor el proceso del cuidado y reflexiona sobre sus aspectos positivos (Fast, 1999; Cohen, Colantonio y Vernich, 2002), enfatizando su carácter intrínseco a la naturaleza humana (Martín Palomo, 2010) y cuestionando la idea de dependencia y normalidad (Rodríguez y Ferreira, 2010; Toboso y Guzmán, 2010).

De acuerdo con datos de la Encuesta de Apoyo Informal a las Personas Mayores en España 2004 (Imserso), el 36% de los cuidadores no eligen cuidar de manera directa, sino que lo hacen a raíz de condicionantes externos, y sólo en el 5% de los casos la persona en situación de dependencia escoge al cuidador.

Pero entonces, ¿cuidar es una decisión personal?

Las mujeres que asumen estas tareas tienen más probabilidades de cuidar como consecuencia de una decisión familiar, y los hombres suelen hacerlo más por iniciativa propia y cuando no hay otros familiares en su entorno que puedan ocuparse de ello.

A mayor cercanía en la relación de parentesco y menor severidad de la discapacidad y/o situación de dependencia, es más probable que la decisión de asumir el cuidado del otro se realice por iniciativa propia.

En aquellos casos en los que el cuidado no es libremente elegido, la frustración y el estrés de los cuidadores son mayores, y la satisfacción con la actividad de cuidado es sensiblemente menor. En este aspecto, el cuidado no se asume en un contexto de libertad, porque, frecuentemente, existe algún tipo de coerción en el momento de asumir esta difícil decisión. En este proceso, es muy frecuente la aparición de complicados sentimientos de culpa en los cuidadores y en estos casos además el desgaste emocional del cuidado diario es mayor que cuando se escoge por decisión voluntaria.

Las conclusiones del artículo de Jesús Rogero García (“El tiempo de cuidado familiar a mayores dependientes en España: entre la donación y la expropiación del tiempo”, Ekaina, junio 2011), reflejan una distribución muy desigual de las responsabilidades de atención en los cuidados de las personas en situación de dependencia y de sus efectos negativos, que es consecuencia de una toma de decisiones familiar en ocasiones conflictiva e injusta, y cuyo origen está en la desigualdad de poder entre los miembros de la familia.

La importancia de ejercer el derecho a adoptar libremente la decisión de cuidar al otro repercutirá así también en la satisfacción sentida por el cuidador en la realización de su tarea diaria, su propia autoestima y su aceptación de la situación familiar.

Desde nuestra perspectiva, la atención a personas con discapacidad y/o en situaciones de dependencia y la calidad de vida de los propios cuidadores podría mejorarse si se repartieran las funciones del cuidado equitativamente y en un contexto de libertad de elección, promoviendo que la atención a los seres queridos se convierta en un tiempo libremente entregado. Un tiempo distribuido en términos de equidad y bienestar, gestionado de forma eficaz y eficiente, ofreciendo lo mejor de las relaciones interpersonales y los valores humanos más positivos y altruistas.

“El cuidado hace que surja un ser humano complejo, sensible, solidario, amable y conectado con todo y con todos en el universo” (Boff, 2002, 156-157).

Anuncios

2 comentarios

  1. esther dice:

    Muy interesante curso,nos forma,ayuda,orienta,etc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: