COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » RESOLVER LAS PREOCUPACIONES EN EL DIA A DIA

RESOLVER LAS PREOCUPACIONES EN EL DIA A DIA

Imagen

“Cuando cambias el modo en que ves las cosas, las cosas que ves cambian también”.

Wayne Dyer

  • Qué es

La preocupación definida en términos positivos, surge como un intento de resolver un problema que supone una amenaza. Cuando se detecta la presencia de un problema, se inicia de inmediato su afrontamiento. Por tanto, la preocupación aparece asociada a la planificación de las acciones y como tal entra dentro de la normalidad y se puede valorar junto a otras conductas de planificación en el contexto de la toma de decisiones y la resolución de problemas en la vida diaria.

  •  La preocupación patológica

Por el contrario, el hábito de preocuparse excesivamente (o rumiar) es una conducta que desgasta enormemente su energía, contribuyendo a incrementar el malestar emocional.

 Las rumiaciones son como un disco rayado que repite una y otra vez el recuerdo de  errores pasados y situaciones desagradables o se manifiesta anticipando peligros futuros o hipotéticos. Estos pensamientos suelen girar alrededor de situaciones cotidianas. En ese sentido la preocupación ha sido considerada durante mucho tiempo como un componente más de la ansiedad e incluso inseparable de ella (O’Neill, 1985).

 A pesar de que con frecuencia las personas con rumiaciones creen que preocuparse les ayuda a ver las cosas con una mayor claridad, a anticipar dificultades y prepararse para lo peor, o para encontrar soluciones, lo cierto es que en la mayoría de las ocasiones sólo dificulta el afrontamiento efectivo de los problemas e incrementa los pensamientos negativos acerca de lo que les ocurre. La preocupación patológica no reduce la probabilidad de resultados negativos ni aumenta la probabilidad de un afrontamiento exitoso ni es efectiva para resolver problemas concretos (Roemer y Orsillo, 2002, Wells, 2004).

Cuando el cuidador se encuentra preocupado de forma continuada por situaciones poco transcendentes de su vida diaria, tiene problemas para controlar sus constantes preocupaciones, es consciente de que se preocupa más de lo que debiera y no se puede relajar y concentrarse con facilidad, se recomienda la consulta con un profesional para ayudar a resolver su problema.

  • ¿Por qué pueden aparecer las preocupaciones  en los cuidadores?

Las preocupaciones a las que se enfrenta el cuidador pueden estar causadas por:

  • Miedo de tener que ser testigo del sufrimiento y dolor del familiar en situación de dependencia.
  • Miedo al fracaso como cuidador o a la incapacidad para manejar los problemas
  • Preocupación ante la posibilidad de tomar decisiones equivocadas que conlleven un desencuentro con otros familiares.
  • Preocupaciones por cómo se siente la persona cuidada
  • Preocupaciones económicas.
  • Preocupación por temas relacionados con el uso de los servicios comunitarios, y/o la institucionalización.
  • Miedo al futuro.
  • Aprender a resolver positivamente las preocupaciones:

El primer paso para resolver las preocupaciones parte de la necesidad de distinguir el pensamiento o lenguaje interior útil de aquel que es inútil.

PENSAMIENTO INÚTIL: pensamiento repetitivo, generalizado, subjetivo y sin propósito claro.

PENSAMIENTO ÚTIL: pensamiento objetivo y con propósito claro: pensar en alternativas de solución a nuestra situación.

  • ¿Cómo transformar los pensamientos en útiles?

Desde COCEMFE CASTILLA y LEÓN insistimos en la capacidad de elección por parte de los cuidadores frente a los problemas y situaciones adversas y defendemos el valor de la actitud de “ocuparse y actuar” en las situaciones que requieren resolver problemas en lugar de “preocuparse y no actuar”.

OCUPARSE Y ACTUAR

PREOCUPARSE Y NO ACTUAR

Reto y oportunidad

Victimismo

Vivencia del presente

Vivencias en un futuro incierto

Pensamiento positivo

Sufrimiento emocional

Mayor control sobre el pensamiento

Mayor probabilidad de rumiaciones

Para ello, una vez escogida la actitud de “ocuparse y actuar” se recomiendan los siguientes pasos:

  • Tomar conciencia de lo que le está preocupando y definirlo.
  • Valorar si el problema en que se basa la preocupación es real o no: está ocurriendo, aparecerá en el futuro, es una exageración
  • Si el problema en que se basa la preocupación es real y modificable:
  • Definir el problema: ¿cuál es el problema?
  • Analizar posibles soluciones: ¿qué posibles soluciones tiene?
  • Escoger una solución en función de los recursos de que se disponga:¿qué solución está más al alcance?¿qué medios hay para alcanzar la solución que está más al alcance?
  • Definir un plan de actuación:¿cómo se va a hacer? ¿qué pasos se van a dar para llegar a la solución?
  • Actuar  y valorar el resultado

 

“Juegas todos los días con la luz del universo”.

( Pablo Neruda)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: