COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Psicología » MANEJO DE COMPORTAMIENTOS CONFLICTIVOS: IRA

MANEJO DE COMPORTAMIENTOS CONFLICTIVOS: IRA

RELAMPAGOS

Su propia actitud mental es la única cosa que posee sobre la cual sólo usted ejerce un control completo.
William Clement Stone

PORQUÉ ES IMPORTANTE CONTROLAR ESTE COMPORTAMIENTO
Entre las mayores dificultades para cuidar a un ser querido en situación de dependencia están los cambios que suelen presentarse en la personalidad y la conducta.
Las alteraciones del comportamiento en las personas mayores en situación de dependencia, en su mayoría, corresponden a personas con diagnóstico de demencias en estadios moderados o moderados—severos, y son una causa importante de sobrecarga familiar, y en particular, del cuidador principal.
PORQUÉ SE PRODUCE
La agitación consiste en una gama de conductas, entre ellas la irritabilidad, el insomnio y la agresividad verbal o física que pueden deberse a numerosas causas, como los factores del ambiente, el miedo y la fatiga.
Golpear, patear y empujar, pueden ser manifestaciones de agresión. La deambulación incesante; el vestido inapropiado; el movimiento persistente, repetitivo y sin propósito alguno; la manipulación de objetos; la inquietud y la actitud afectada son alteraciones del comportamiento sin agresión. Las alteraciones del comportamiento relativas a verbalización o gritos suelen ser muy perturbadoras para el cuidador. Pueden manifestarse como una constante demanda de atención, repetición constante de frases y preguntas, gritos, señalamientos sarcásticos, quejas constantes y maldiciones.
Lo más frecuente es que la agitación se presente cuando su familiar piense que se le está privando de su capacidad de gobernarse o cuando esté desorientado o confundido.

SITUACIONES ANTE LAS QUE UNA PERSONA EN SITUACIÓN DE DEPENDENCIA SE PUEDE COMPORTAR DE MANERA AGRESIVA
• Ante la sensación de que se está invadiendo su espacio personal (Ej: cuando se les ayuda en el aseo)
• Cuando se siente incapaz o frustrado por no poder realizar las actividades más básicas (Ej: vestirse)
• Como reacción ante una acción el cuidador (Ej: salir de casa puede ser interpretado por algunas personas como si de un abandono se tratase)
• Como una consecuencia de tener un estado de ánimo deprimido.
• Ante cambios en el entorno inmediato o en las rutinas.
• Como efecto secundario de alguna medicación.
• Como reacción a un estado de confusión.
• Ante sentimientos de soledad o por necesidad de atención.
• Ante determinados comportamientos de otras personas.
QUE PUEDE HACER USTED PARA MEJORAR ESTE COMPORTAMIENTO
Para enfrentar las conductas problemáticas es importante considerar estas reglas básicas:
• Preguntar primero al especialista. Los trastornos conductuales pueden deberse a problemas de salud subyacentes: quizás su familiar sienta dolor o sufra de efectos adversos provocados por los medicamentos. En ciertos casos, como en la incontinencia o las alucinaciones, es posible que haya medicamentos o tratamientos que ayuden a controlar el problema.
• Buscar el apoyo de otras personas. Hay muchas otras personas que cuidan a pacientes con conductas agresivas. Cuente con profesionales, otros cuidadores, servicios de apoyo, grupos de ayuda mutua, etc. Tenga en cuenta que, al igual que el ser querido al que cuida, también usted tendrá días buenos y malos.
Además de estas dos recomendaciones, desde COCEMFE CASTILLA y LEÓN les recomendamos algunas pautas que pueden ayudar a manejar situaciones de agresividad:
• Evite proporcionarle a su familiar en situación de dependencia cafeína, azúcar y otros estimulantes.
• Reduzca el ruido ambiental, el desorden de las cosas y el número de personas presentes en las proximidades de su familiar.
• Mantenga un ambiente estable y rutinas fijas. Ponga siempre los objetos y los muebles en los mismos sitios. Las fotografías y otros objetos conocidos contribuyen a crear una sensación de seguridad y pueden facilitar los recuerdos agradables.
• Pruebe a calmar la agitación mediante caricias suaves, la música tranquila, la lectura y las caminatas. Háblele siempre al paciente con voz suave y reconfortante. No intente forcejear con él cuando se muestre agitado.
• Mantenga fuera de su alcance los objetos peligrosos.
• Permita que su familiar se ocupe tanto como sea posible de su propia atención: estimule su independencia y la capacidad de cuidar de sí mismo.
• Hágale saber a su familiar que usted comprende su molestia ante la pérdida del control sobre su propia vida. Dígale que usted entiende su frustración.
• Distraiga a su familiar con alguna actividad. Permítale olvidar el incidente que provocó el problema. Si discute con él que está en estado de confusión, esto puede agravar la ansiedad y favorecer su agresividad.
• Realice ejercicio. El ejercicio permite que la persona libere tensión y se distraiga (sobre todo si se realiza fuera de casa -un paseo, por ejemplo-), siendo beneficioso además por otras muchas razones (oxigenación, musculatura, etc.).
• Premie la amabilidad. Cuando su familiar actúe de forma beneficiosa para todos (tranquilamente, pidiendo o preguntando algo amablemente o colaborando) resulta importante elogiarla y recompensarla (escuchando con atención, respondiendo afectivamente, etc.) para reforzar este comportamiento positivo y procurar que se repita más veces.
• Busque alternativas que impidan la agresividad. Si a su familiar que se comporta agresivamente se le proporcionan actividades incompatibles con dicho comportamiento es posible que no se comporte de forma agresiva. Por ejemplo, si empieza a hacer comentarios con tono agresivo, se le puede decir algo como: “me voy a sentar a tu lado para que me cuentes qué ocurre” o, si la forma de agresión es física (pellizcando o dando manotazos), se puede procurar que tenga las manos ocupadas (por ejemplo, si ocurre cuando se está lavando a la persona, por ejemplo, pedirle que sujete con una mano la esponja y con otra un bote de jabón).

Mientras se ponen en práctica algunos de estas recomendaciones, se debe mantener una actitud calmada, empleando un tono de voz relajado, explicando lo que se está haciendo paso a paso, etc.

Distraer la atención de la persona con alguna actividad o comentario puede ayudar a tranquilizar la situación. Hablar de manera tranquila, con frases sencillas, como si no hubiera ocurrido nada. El objetivo es conseguir que se olvide del enfado distrayéndole con otra actividad.

En cualquier caso, siempre es recomendable evitar riesgos eliminando objetos peligrosos de la vista que puedan causar daño a alguna otra persona presente o a la propia persona.

Informar de lo que se va a hacer es eficaz para disminuir la confusión de su familiar dependiente y evitar que se manifieste el comportamiento agresivo. Explique en todo momento lo que se va a hacer, paso a paso. Por ejemplo, si se tiene que salir de casa, explicar a dónde se va, por qué se va, cuánto se va a tardar, etc.

QUE NO DEBE HACER USTED SI QUIERE MEJORAR ESTE COMPORTAMIENTO

A continuación le exponemos reacciones o conductas que pueden empeorar la situación y por tanto se deben evitar:

Reaccionar impulsivamente
No interprete la agresividad como algo personal. Las personas se comportan con agresividad como consecuencia de los sentimientos de frustración que tienen, dada su situación de dependencia y, en ocasiones, de deterioro cognitivo, que les hace sentirse solas e incapaces.
• Enfrentarse
Evite discutir con su familiar, o tratar de enfrentarse con las personas. No pida explicaciones en el momento en el que la persona está nerviosa, especialmente si presenta deterioro cognitivo.
Gritar
Hable en un tono de voz adecuado evitando levantar la voz. Hablar en voz alta o subir el tono de voz contribuye a aumentar el enfado.
• Tocar a la persona de manera inesperada
Evite iniciar movimientos bruscos para tocar a la persona. Procure no acercarse a ella rápidamente, ni tampoco por detrás. Estas acciones pueden ser mal interpretadas.
• Ser alarmista
Evite aumentar los sentimientos de amenaza o de alarma, o pensar que sólo le ocurre a usted. Pensamientos como “¡Dios mío, por qué me pasará esto a mí!, ¡un día va a ocurrir una tragedia!, etc., sólo contribuirán a agrandar el problema produciéndole un mayor malestar.
Alertar a otras personas
Pida ayuda cuando lo necesite a una persona de referencia para usted, alertar a muchas personas en busca de ayuda limita la probabilidad de obtener ayuda en futuras ocasiones
Provocar
Procure no responder al comportamiento agresivo con “amenazas”. “bromas”, “tomaduras de pelo”, etc.
• Sujetar a la persona
Las restricciones físicas provocan que la persona se sienta sin posibilidad de escapar y aumentan su agitación y nerviosismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: