COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » EL SENTIDO DEL HUMOR: CLAVE PARA COMBATIR EL ESTRÉS

EL SENTIDO DEL HUMOR: CLAVE PARA COMBATIR EL ESTRÉS

bran_village_romania_flowers

 

 

 

 

 

 

 

“No reímos porque somos felices, sino que somos felices porque reímos”
W. James

A raíz de nuestra experiencia con grupos de autoayuda de cuidadores de personas en situación de dependencia y/o con discapacidad hemos constatado la reducción del sentido de humor y su manifestación externa, la risa, en las personas cuidadoras y su entorno de forma habitual así se lo manifiesta: “ya no te ries como antes…”

Desde COCEMFE CASTILLA y LEÓN apostamos por los beneficios del sentido del humor como herramienta eficaz para reducir el estrés y la ansiedad y mejorar la comunicación (Fredrickson, 2003).

Entre otras ventajas importantes, se destacan algunos beneficios de la risa:

  •  Reír reduce el estrés

Reduce los niveles de hormonas del estrés: epinefrina y cortisol.

  • Reírse es un analgésico natural

Al estimularse los niveles de endorfinas (los analgésicos naturales de nuestro organismo).

  • Reírse puede ayudar a controlar la presión arterial

La risa puede ayudar a controlar la presión sanguínea al reducir la liberación de las hormonas relacionadas con el estrés.

  • Reírse mejora la salud mental de las personas al ayudar a reducir la depresión y la ansiedad

Mejora la interacción personal y reduce los conflictos interpersonales.

  • Mejora la capacidad creativa

Si el humor es tan beneficioso, ¿entonces porqué no se usa con más frecuencia?

-Declive natural por efecto de la edad: mientras un niño/a puede reír entre 300-400 veces al día, un adulto entre 7-15 al día y sólo a veces.

-Prejuicios que provienen de la sociedad: Existe la creencia errónea de que reírse y tener sentido del humor puede resultar ante los ojos de los demás, en ciertos ámbitos, poco conveniente o perjudicial por ser considerados/as como personas poco formales, ridículas y con falta de credibilidad, o su sentido del humor pueda considerarse síntoma de poca madurez, poca responsabilidad o incluso infantilismo.

-Prejuicios que provienen de uno mismo: diversos rasgos de personalidad (introversión, perfeccionismo), algunas inhibiciones y/o síntomas de escasa flexibilidad, o exceso de autocontrol. Y por último, como prejuicio estrella:  el temor al ridículo (“que pensarán los demás con lo que yo tengo en casa…”).

-Prejuicios situacionales: coexistencia de síntomas de estrés y situaciones  vitales que no se saben manejar (relaciones conflictivas o exceso de trabajo y obligaciones).

Por todo ello, es importante que usted tome conciencia de estos pensamientos que en la mayoría de las ocasiones son irracionales y conceda a los mismos el valor que realmente tienen; puesto que estas creencias pueden dar forma errónea a la realidad y son capaces de provocar sentimientos negativos y evitar que usted haga un uso saludable de su sentido del humor.

Recuerde: cuidar de otras personas no tiene porqué ser una experiencia  triste.

Por ello, desde COCEMFE CASTILLA y LEÓN le recomendamos:

  1. Sonría y ría con regularidad.  El cerebro no sabe diferenciar entre una sonrisa falsa y una real ya que interpreta la posición de los músculos de la cara de la misma manera, esto se conoce como la hipótesis de la retroalimentación facial. Reír más a menudo no sólo le ayuda a sentirse mejor, sino que también le hace más propenso a sonreír y reír de manera más espontánea.
  2. Vea películas o programas de televisión divertidos. Esta es una manera de disfrutar en el día a día de forma inmediata y a usar la risa como elemento clave para reducir el estrés diario. Use su tiempo de distensión para provocar sentimientos placenteros y positivos: disfrutar del género cómico del cine o el teatro y/o la televisión ayudará a que usted tenga una visión más positiva y alegre de estos momentos y a que los disfrute y le sirvan de descanso y desconexión real de su quehacer diario, brindando una excelente oportunidad para seguir usando diariamente su sentido del humor.
  3. Pase más tiempo con amigos y familiares que le hagan sentirse bien. Busque rodearse de personas optimistas y también usted se sentirá más optimista, se contagiará con su alegría de manera inconsciente y terminará por imitar sus patrones de comportamiento. De la misma manera usted puede transmitir la alegría a las personas a las que cuida gracias a sus neuronas espejo que activan en los demás las mismas emociones que usted está sintiendo (Giacomo Rizzolatti,1995).
  4. Encuentre situaciones que le hagan sonreír.  Concédase el permiso para buscar los momentos que son divertidos en su vida diaria y esté dispuesto/a a participar en situaciones que le ayuden a crear carcajadas espontáneas.
  5. Participe en talleres de Risoterapia. Esta es una oportunidad única en su entorno más cercano para conocer a nuevas personas y romper sus prejuicios negativos sobre el uso del sentido del humor y mejorar su sentido del ridículo.

A continuación les compartimos dos vídeos que le ayudarán a valorar la importancia del sentido del humor en su vida diaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: