COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » NUTRICIÓN ENTERAL (2)

NUTRICIÓN ENTERAL (2)

DSC_0301

“Para tener buena salud: coma ligero, respire profundo, vida moderadamente,

cultive la alegría y manténgase interesado en la vida.”

William Londen

INDICACIONES

La nutrición intestinal, es decir, la alimentación duodenal o yeyunal, habitualmente, se administra a pacientes que presentan íleo gástrico (interrupción aguda del tránsito gástrico), vaciamiento gástrico retardado, resecciones gástricas que impiden la administración de nutrientes dentro del estómago o trastornos neurológicos con riesgo de aspiración.

La ventaja de esta alimentación es la disminución del reflujo gástrico lo que reduce el riesgo de aspiración con respecto a la administración de nutrientes elementales en el estómago.

RECOMENDACIONES

La forma de introducir alimentos es similar a la enteral estomacal, y se realiza teniendo en cuenta las siguientes recomendaciones:

1.- Para empezar los profesionales de COCEMFE CASTILA Y LEÓN, consideramos fundamental explicar el procedimiento al paciente, puesto que un paciente bien informado coopera más, tiene menos ansiedad y está más tranquilo.

2.- Lávese las manos.

3.- Prepare el envase de alimentación para administrar la fórmula de nutrición

  • Agite bien el envase con la fórmula;
  • Rellene la bolsa y la conexión de alimentación con la fórmula, llenar la conexión con la nutrición evita la entrada excesiva de aire en el tracto gastrointestinal.

El envase de la nutrición debe estar desde 30 minutos a 1 hora antes a temperatura ambiente ya que una solución fría puede producir cólicos gástricos y molestias, debido a que el líquido no se calienta en la boca y el esófago.

4.- Coloque al paciente en posición de FowIer (semisentado) elevada o eleve la cabecera de la cama 30-45º. La cabeza elevada ayuda a evitar la aspiración.

5.- Póngase guantes.

Mida el pH del contenido gastro-intestinal aspirado para comprobar si está usted en el estómago o en el intestino. El contenido gástrico suele tener un pH ácido entre 1 y 4. El contenido intestinal posee un pH > 6.

La presencia de líquido intestinal indica que el extremo de la sonda se encuentra en el intestino delgado (p. ej., duodeno o yeyuno). En general, el residuo intestinal es muy pequeño (30 ml o menos). Si el líquido analizado con la tira de pH es ácido o el volumen residual es grande (más de 30 ml), puede haberse producido un desplazamiento de la sonda hacia el estómago.

6.-Irrigue con 30 ml de agua.

7.- Inicie la alimentación enteral continua. La alimentación intestinal se administra en infusión continua para asegurar una absorción adecuada. Para ello:

  • Cuelgue la bolsa de nutrición y la conexión en un soporte IV. El método de alimentación continua está diseñado para administrar la cantidad prescrita de nutrición cada hora. Este método disminuye el riesgo de molestias abdominales. En los pacientes que reciben una alimentación continua, debería comprobarse el residuo cada 4-6 horas; si el contenido gástrico es superior a 125 ml, debe retrasarse el inicio de la siguiente toma.
  • Conecte el extremo distal (el más alejado) de la conexión de la bolsa o recipiente de nutrición con el extremo proximal (el más cercano) de la sonda de alimentación.
  • Conecte la conexión con la bomba de infusión e inicie la infusión.
  • Al final de la alimentación o antes de rellenar la bolsa de nutrición irrigue la sonda con 30-60 ml de agua. Esto mantiene la permeabilidad de la sonda y proporciona agua al paciente.
  • La nutrición enteral se debe administrar de forma progresiva.
  • Cuando no se administre nutrición por la sonda, pince o tape su extremo proximal para evitar la entrada de aire en el estómago entre las infusiones.
  • Cambie la bolsa y la conexión desechable cada 24 horas.
  • Después de la administración no se debe poner al paciente en decúbito supino (tumbado boca arriba) porque se favorece el reflujo y la broncoaspiración.
  • Es necesario cuidar la higiene bucal de los pacientes. Deben cepillarse los dientes y la lengua con pasta dentífrica 2 veces al día como mínimo, intentando no tragar agua. Se recomienda también efectuar enjuagues con agua o con una solución antiséptica para refrescar la boca y el aliento.

Tanto la sonda como estomas (cavidades corporales con el exterior) requieren cuidados específicos, que les comentamos a continuación:

CUIDADOS DEL ESTOMA

  • Lávese las manos antes de cualquier manipulación del estoma, sonda y preparado.
  • Los cuidados deben realizarse a diario. La piel debe mantenerse limpia y seca para prevenir infecciones o irritación.
  • Compruebe que alrededor del estoma no exista irritación de la piel o secreciones.
  • El soporte exterior puede levantarse o girarse para limpiar con agua y jabón, y una solución antiséptica durante los primeros 15 días y posteriormente, a partir de la tercera semana, con agua y jabón. Seque estoma y zona periestomal.
  • Limpie con una torunda (bola de algodón envuelta en gasa esterilizada) haciendo movimientos en círculo, siempre de dentro hacia afuera, sin presionar.
  • El soporte externo puede levantarse o girarse ligeramente para poder limpiar mejor, pero nunca hay que tirar de él ni debe levantarse de forma brusca. Si observa suciedad debajo del mismo, límpiela con una torunda humedecida en agua y secar cuidadosamente la zona.
  • Coloque apósitos de hidrocoloides si se cree necesario.

CUIDADOS DE LA SONDA

  • Procure que el soporte externo quede colocado sin ejercer presión sobre la piel.
  • Fije la sonda sobre la pared abdominal con cinta hipoalergénica, evitando que se acode y reduciendo al mínimo la presión ejercida sobre la incisión.
  • Mantenga permeable la sonda efectuando lavados de la misma con 50 ml de agua después de cada toma. En caso de nutrición continua, esta operación se realizará cada 4-6 horas.
  • Limpie diariamente la parte externa de la sonda, y el conector adaptador con agua y jabón, secar y cerrar después de cada manipulación
  • Compruebe que la sonda no se ha movido mirando la graduación en centímetros, ante la salida de la sonda avisar al médico.
  • Gire la sonda a diario al menos una vuelta completa para evitar que quede adherida a la piel (si la sonda no gira, avise al personal sanitario).
  • Compruebe todos los días que el soporte externo no oprime la piel. Si se observa que el soporte está demasiado ajustado (porque el paciente ha aumentado de peso o por cualquier otra razón), súbalo un poco para aumentar la distancia entre él y el estoma
  • Cambie diariamente la cinta adhesivo y el lugar de sujeción de la sonda.
  • Cierre los tapones cuando no se usen.
  • No pellizque ni pinche la sonda.
  • Si se trata de una sonda con balón, desde COCEMFE CASTILLA Y LEÓN les recomendamos que cada dos semanas, aproximadamente, compruebe su volumen. Para ello hay que aspirar con una jeringa el agua o el aire del balón a través de su entrada. Si se observa que el volumen no es el adecuado, vuelva a inflar el balón. En caso de que el balón se desinfle, se desplace hacia el exterior o exista pérdida por el estoma, deberá avisar al médico para valorar la conveniencia de sustituirlo.
  • Cambie la sonda cada 6-12 meses.

En próximas entradas les hablaremos de los problemas que genera la nutrición enteral y de la nutrición parenteral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: