COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » SENTIMIENTOS DE AISLAMIENTO Y SOLEDAD EN LOS CUIDADORES

SENTIMIENTOS DE AISLAMIENTO Y SOLEDAD EN LOS CUIDADORES

DSC_0097

“El hombre más rico del mundo

no es el que conserva el primer dólar que ganó,

sino el que conserva el primer amigo que tuvo”.

Marta Mason

La soledad no deseada o el aislamiento es un sentimiento muy perjudicial para la calidad de vida de los cuidadores de personas en situación de dependencia.
A diferencia de buscar los necesarios momentos de soledad que nos permitan intimidad, reorganizar ideas, la lectura o el disfrute de alguna afición, encontrarse aislado/a o sentir soledad implica una realidad no deseada de relaciones insatisfactorias o de manifiesta ausencia de ellas.
¿Por qué aparece en los cuidadores?

Los principales motivos que explican la ausencia de contactos sociales en los cuidadores son:

-el tiempo que exige las tareas de cuidado de un familiar en situación de dependencia le resta tiempo libre para pasarlo con familiares y amigos y salir de casa.
-el cansancio diario de la rutina y las tareas que implican cuidar de otras personas en situación de dependencia conlleva permanecer más tiempo en casa en sus ratos libres.
-las preocupaciones continuas por situaciones diarias asociadas a la evolución de la enfermedad de su familiar o las situaciones problemáticas en la vida diaria de su familiar puede quitarle las ganas de salir de casa y relacionarse, etc.

Igualmente algunos pensamientos o ideas que puede experimentar dificulta las relaciones sociales en los cuidadores. Algunos ejemplos son:

-Sentir culpabilidad por disfrutar de las relaciones sociales.
-Sentir culpabilidad por no estar cuidando de su familiar si está usted relacionándose con sus amistades.
-Evitar ser una preocupación o una molestia para sus amigos y familiares contándoles sus problemas.

A veces incluso puede usted sentirse solo/a en presencia de otros.

Es común que los cuidadores no experimenten satisfacción al pasar tiempo con las amistades porque no sienten que los demás les comprendan y empaticen con su realidad y dificultades.

Existen algunos indicadores que les pueden deben servir como señales de alerta para darse cuenta de que se está produciendo un déficit de relaciones sociales.

Algunos ejemplos son:

-Tiene usted ganas de pasar tiempo con sus amigos y familiares pero no le apetece salir de casa para poder hacerlo.
-Hace demasiado tiempo que no ve usted a sus familiares y amigos.
-Salir y disfrutar de las relaciones sociales le genera sentimientos de culpabilidad.
-No quiere ver a la gente porque piensa usted que ellos no tienen por qué escuchar sus problemas.
-No merece la pena ver a otras personas porque no entienden su situación.
-Comparte cosas en común con muy pocas personas e incluso con nadie.
-Exponerse a relacionarse con otros le hace sentirme aún más incomprendido y agranda su pena y su dolor.

Consecuencias de la soledad y el aislamiento.

La baja o inexistente frecuencia de relaciones sociales crea cambios en la morfología y estructura de su propio cerebro.
Las escasas relaciones sociales tienen efectos que incluyen: disminución de las capacidades cognitivas, pérdida de destrezas y habilidades sociales fundamentales.
Pierde usted la capacidad de contrastar con objetividad y desafiar los pensamientos, sentimientos e ideas erróneas. De este modo, éstos se ven reforzados y no relativizados, confrontados y adecuadamente gestionados.
Además, descuidar un área de la salud tan importante afectará necesariamente al resto de esferas de su propia salud, con especial incidencia en la salud mental y emocional.
Sentirse solo/a o aislado/a puede generar:
-Evitación consciente de contactos y relaciones sociales.
-Anticipación errónea de la idea de que cualquier relación será infructuosa e insatisfactoria.
-Insuficiente uso de los canales de expresión, comunicación y desahogo que usted tiene disponibles.

¿Cómo actuar? Si su soledad es causada por una baja frecuencia de contactos sociales sería conveniente poner en marcha las siguientes medidas:
-Adapte su plan de cuidados u horario para que recoja tiempo y momentos que dedicar a estar con sus amigos y familiares.
-Aproveche todos los recursos de los que dispone en su entorno comunitario para poder disfrutar de mayor tiempo libre.
-Exprese su necesidad y no dude en pedir ayuda y apoyo concreto en momentos determinados que facilite poder estar con otros.
-Optimice la dedicación a sus contactos priorizando aquéllos que le resulten más agradables, divertidos y satisfactorios.
Algunos de los beneficios que las relaciones sociales satisfactorias tienen son:
-Le proporcionan diversión y entretenimiento.
-Implican a personas que le comprenden y que empatizan con usted y su situación.
-Le permiten dar y recibir afecto.
-Suponen un canal de apoyo y desahogo emocional.
-Significan un alivio a las rutinas diarias.
-Favorecen su bienestar emocional.
Internet y las nuevas tecnologías posibilitan conocer y relacionarse con muchas más personas. Aproveche esta posibilidad: existen redes sociales, foros y grupos de personas con intereses comunes y afinidades, espacios de apoyo mutuo y de consulta, sitios para la recreación que le posibilitan disfrutar y compartir actividades placenteras con otros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: