COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » CÓMO MEJORAR EL MOVIMIENTO EN PACIENTES CON PARKINSON

CÓMO MEJORAR EL MOVIMIENTO EN PACIENTES CON PARKINSON

DSC_0654

“El baile es escultura en movimiento” 

Sorell.

El Parkinson es el segundo trastorno neurodegenerativo más frecuente por detrás de la enfermedad de Alzheimer y se estima que, debido al envejecimiento de la población, su prevalencia en los países más poblados del mundo se duplicará en los próximos 25 años.

La enfermedad es una alteración en los núcleos de la base (centros de control motor), es decir, se presenta una incapacidad para guiar el movimiento por parte de estos centros. Los síntomas incluyen la rigidez, la acinesia, el temblor en reposo y las alteraciones posturales y de la marcha. Estos síntomas van a afectar la realización de los movimientos simples, repetitivos, simultáneos o secuenciales, y alterar no sólo sus características cinemáticas (velocidad y tiempo), sino también las referidas a la variabilidad, regularidad o estabilidad temporal de los mismos.

Los pacientes presentan bloqueos de la marcha caracterizados por pasos pequeños sin apenas desplazamiento, con arrastre de pies, y con una gran inestabilidad para girar, aumentando en los lugares estrechos (pasillos, umbrales de las puertas y realizar tareas complejas) y mejorando en los amplios y poco concurridos. Estos bloqueos de la marcha pueden dar lugar fácilmente a caídas, y limitan la autonomía y la calidad de vida.

Por eso, es extremadamente importante el desarrollo de medidas y estrategias terapéuticas que puedan superar estos bloqueos, tales como ejercicios que impliquen coordinación, destreza, inicio de la marcha, cambios rápidos de dirección, aumento de la distancia de los pasos, superación obstáculos y movilidad en espacios reducidos.

Estas estrategias junto con pistas sensoriales hacen que el rendimiento de los pacientes con enfermedad de Parkinson mejore, ya que se proporcionan indicaciones externas.

Los principios en los que se basan las estrategias de movimientos son:

  • Fragmentar las tareas complejas en otras más simples de forma secuencial.
  • Se utiliza el ensayo mental para luego practicar cada parte por separado.
  • Las tareas han de hacerse de forma consciente evitando tareas simultáneas.
  • Utilizar distintas pistas para iniciar y mantener el movimiento.

Las pistas sensoriales se basan en estímulos auditivos y visuales haciendo que mejoren la amplitud, la velocidad y secuencia de movimiento, disminuyen el tiempo de giro y el número de bloqueos durante el desplazamiento.

Estímulos auditivos

Las señales auditivas tienen un carácter rítmico, obligando a la persona a intentar sincronizar sus movimientos con dicha señal; o bien los sonidos simples que son utilizados como señales preparativas o imperativas para el tiempo de reacción, es decir, son facilitadoras en el inicio de actos motores.

Mayormente se utilizan para mejorar la estabilidad y bloqueos durante la marcha y giros, aunque también hay estudios que demuestran su utilidad en tareas bimanuales, en la escritura y en el habla.

Las señales auditivas son proporcionadas por un metrónomo, que marca un ritmo constante, o incluso por ritmos musicales solapados con la actividad de un metrónomo. Además se puede utilizar golpes rítmicos (como el del talón en el suelo, o la mano sobre el muslo), audífono con una grabadora portátil para que el paciente escuche la pista auditiva mientras camina, o consignas verbales dichas por el propio sujeto o por otra persona (talón, talón, talón… derecha, izquierda; derecha, izquierda;…)

En la práctica clínica, estas pistas auditivas pueden contribuir a mejorar la calidad de vida de los pacientes, pudiéndose diseñar aparatos adecuados para estimular la marcha durante algunas actividades de la vida diaria (como paseos, traslados u otros), de tal forma que se disminuya el número de caídas y se desarrolle un desplazamiento más seguro.

La musicoterapia demuestra los excelentes resultados que podemos obtener mediante estas técnicas.

Estímulos visuales

Las señales visuales se usan principalmente en movimientos secuenciales y en la marcha. Reducen el tiempo de movimiento, el tiempo de transición entre submovimientos y el número de errores en la ejecución de movimientos secuenciales.

Se utilizan huellas o series de líneas de colores dispuestas en el suelo, haciendo que aumente la longitud del paso (dependiendo de la separación entre estas marcas), mejoran el despegue del pie evitando el arrastre, y son eficaces en espacios estrechos donde aumentan los bloqueos. Pueden ser muy útiles para señalizar el camino y guiar a los individuos entre las estancias del domicilio.

Estas pequeñas señales pueden ser colocadas también en paredes y puertas, donde episodios de congelamiento ocurren con frecuencia, para recordar a estos pacientes que adopten medidas de precaución durante los desplazamientos

Además de éstas señales visuales también se utilizan proyecciones de luces (linterna o laser) que nos marque la longitud del paso haciendo que pise el haz de luz.

En referente a los giros, se suele utilizar un objeto el cual tienen que caminar alrededor de él, es decir, recorrer medio arco con pasos largos. Se practica primero con el objeto real y luego se puede imaginar la presencia de éste para realizar correctamente el giro.

http://es.euronews.com/2015/03/16/nuevas-tecnologias-para-ayudar-a-enfermos-de-parkinson/

Todos estos estudios y datos permiten considerar este tipo de estrategias y pistas como un instrumento útil para mejorar la autonomía motora de los enfermos de Parkinson.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: