COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » LOGOPEDIA EN ICTUS

LOGOPEDIA EN ICTUS

DSC_0224

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”.

(Benjamin Franklin)

¿Qué es un ICTUS?

El ICTUS es un conjunto de enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos que forman parte de la circulación cerebral. Siempre es de aparición brusca. El ictus es el símil a un infarto de corazón, pero en el cerebro. Es decir, siempre afecta al Sistema Nervioso Central, en concreto al cerebro.

Normalmente se suelen utilizar sinónimos del término ictus, como accidente cerebrovascular (ACV), ataque cerebral o, menos frecuentemente, apoplejía.

De forma resumida, un ictus es una pérdida de las funciones cerebrales producida por la interrupción del flujo sanguíneo. Esto origina una serie de síntomas que varían en función del área cerebral afectada. Después de sufrir un ictus, se ven afectadas las funciones que controlan  la zona o zonas lesionadas del cerebro, como por ejemplo, comer, hablar, entender, pensar, razonar,…

Un ictus puede producirse por dos motivos fisiológicos, los cuales van a provocar los dos tipos más importantes de ictus:

– Primer motivo: Una disminución importante del flujo sanguíneo. Esta causa origina  los ictus isquémicos. Son los más frecuentes. La consecuencia final  de este tipo de ictus, es el infarto cerebral, el cual es una situación irreversible que lleva a la muerte a las células cerebrales afectadas por la falta de aporte de oxígeno y nutrientes transportados por la sangre.

– Segundo motivo: Una aparición de una hemorragia producida por la rotura de un vaso cerebral. A ésta causa se refieren los ictus hemorrágicos. Son menos frecuentes, pero normalmente su mortalidad es mayor. Pero las personas que superan la fase aguda de este tipo de ictus, las secuelas finales suelen ser menos graves que las secuelas de los ictus isquémicos.

¿Por qué un logopeda tiene que intervenir en la rehabilitación de un Ictus?

Cada zona del cerebro está especializada en llevar a cabo determinadas funciones muy determinadas. Por lo que si una zona del cerebro es dañada por un infarto cerebral o por una hemorragia, la consecuencia suele ser que provoque una alteración en la función que es controlada por la zona cerebral lesionada.

El cerebro es el motor que domina, y controla el acto de comer, de hablar, de entender y comprender el lenguaje. Por lo que si el ictus lesiona la zona cerebral que controla la función de comer o hablar, se va a originar una alteración en los  procesos de deglución, o de expresión oral.

El logopeda ante un ictus es el profesional encargado de rehabilitar las alteraciones en la comunicación y en la deglución causadas por una lesión cerebral. Dentro del campo de la comunicación, se desglosa el habla, el lenguaje en su vertiente expresiva y en su vertiente comprensiva, la voz, la audición, y los procesos de lectura y escritura.

La alteración de la comunicación puede venir derivada como consecuencia de la alteración de las habilidades físicas y cognitivas o la combinación de las dos. Cuando se trata de alteraciones físicas, se puede producir una alteración de la expresión oral (debido a la pérdida de control de los músculos fonoarticulatorios), escrita (pérdida de control de las extremidades superiores) o de la comprensión (pérdida de la capacidad de audición o interpretación de sonidos).   Así mismo, existen alteraciones del lenguaje que producen la incapacidad para la expresión oral o la comprensión oral, a pesar de que el aparato locomotor permanezca intacto (por ejemplo, alguien que podría hablar, pero no encuentra las palabras). En este caso, se trata de una alteración de los procesos básicos del lenguaje (comprensión, expresión) denominada de forma genérica afasia. Otras secuelas que están directamente relacionadas con la comunicación son los déficits cognitivos o intelectuales: Las alteraciones cognitivas más habituales son déficits de aprendizaje y memoria, déficits atencionales, alteraciones del lenguaje (comprensión y expresión), alteraciones del pensamiento formal (razonamiento lógico-deductivo, resolución de problemas, abstracción) y alteraciones en la regulación de la conducta propositiva o dirigida a una meta (planificación, iniciación, autorregulación conductual.

Es prioritario, destacar el papel de la familia en el proceso de la rehabilitación, especialmente en las etapas de generalización de los avances. Resulta imprescindible contar con la familia como coterapeutas para garantizar el éxito de la recuperación. Al compartir con los pacientes el mayor número de horas, se encuentran en una posición única para registrar los déficit y progresos de la persona afectada, van a comunicar la evolución del paciente en su entorno natural. El logopeda explica y educa a los miembros de la familia sobre cuáles son las pautas y la forma en que deben aplicarse. También el logopeda se encarga de transmitir información al paciente y a sus familiares, informando de las características del trastorno detectado y de las medidas de mejora.  El desarrollo eficaz de las tareas de intervención que mejoran la comunicación  del paciente, va a lograr una reducción de la carga del familiar, o cuidador principal. La pérdida de la comunicación entre familia y paciente es una de las variables que más influye en el mantenimiento de la ansiedad por parte del cuidador.

¿Qué patologías causan un Ictus que debe de rehabilitar un logopeda?

  1. Dentro de las ALTERACIONES DEL LENGUAJE, puede destacarse:

AFASIA:

La afasia consiste en un trastorno del lenguaje ocasionado por una lesión cerebral en una persona que previamente podía hablar con normalidad. El trastorno afásico se caracteriza por trastornos en la emisión de los elementos sonoros del habla (parafasias), déficit de la comprensión y trastornos de la denominación (anomia).    Las afasias pueden presentarse durante o después de la adquisición del lenguaje. En la afasia raramente hay una abolición total de las capacidades expresivas. Descartando la fase inicial, regularmente  se conservan elementos hablados, incluso en las afasias más severas.   Tratándose de un trastorno producido por una lesión cerebral que incapacita para la elaboración del lenguaje, debe tenerse en cuenta que en la afasia se ven afectadas todas las modalidades de éste. Por tanto, el trastorno no se reduce a la expresión o comprensión hablada, sino también a la escrita. En general, las capacidades expresivas del lenguaje gestual también se ven mermadas, así como otras modalidades del lenguaje de que el sujeto pudiese disponer (morse, lenguaje de signos, etc.).

La persona con afasia no solamente presenta un problema del lenguaje. Una lesión cerebral puede desorganizar distintos sistemas funcionales, por lo cual el estudio detallado de un paciente afásico no debe limitarse solamente al estudio de su lenguaje, sino del conjunto de sus funciones neuropsicológicas.

  1. Dentro de las ALTERACIONES DEL HABLA, puede encontrarse con:

DISARTRIAS:

Se define la disartria como la alteración del habla por una lesión del sistema nervioso central y/o periférico, dando lugar a parálisis, debilidad o incoordinación de la musculatura del habla, comprometiendo de esta forma a los mecanismos que participan en la producción del habla (respiración, fonación, articulación resonancia y prosodia).

APRAXIA DEL HABLA.

Según la definición de Gechwind (1975) la apraxia en un trastorno de los movimientos aprendidos que no se debe a parálisis, debilidad o descoordinación, y que además no se puede explicar cómo una pérdida sensorial, problemas de comprensión, o falta de atención a las órdenes. También se define apraxia como una alteración de la coordinación motora, es decir, un trastorno motor de nivel superior que afecta a la integración de los componentes motores que son necesarios para realizar un acto motor complejo.  Así pues, la apraxia del habla es la disminución de la capacidad para planificar y ejecutar voluntariamente los movimientos adecuados para la articulación del habla, siempre y cuando no exista parálisis, debilidad o descoordinación de la musculatura que interviene en el habla.  Para finalizar, debe quedar muy claro la diferencia entre  apraxia del habla y disartria y apraxia del habla con afasia. La apraxia del habla es un trastorno del habla motriz, de la programación motora del habla, que se manifiesta principalmente por errores de articulación y secundariamente  por alteraciones de la prosodia. Por lo que se diferencia de la disartria, ya que ésta es una alteración del habla provocada por alteraciones en la musculatura que interviene en el habla. La afasia es una alteración lingüística para expresar  y comprender los sistemas de comunicación hablados y escritos. El factor común de estas tres patologías es que se originan por un daño en el cerebro.

  1. Dentro de las ALTERACIONES EN LA DEGLUCIÓN, se puede encontrar con:

DISFAGIA

Es una alteración para tragar alimentos sólidos, líquidos o incluso la propia saliva. Es una patología que puede crear neumonías por aspiración, es decir, el alimento se puede desviar a los pulmones en vez de ir al estómago por algún problema de los músculos que intervienen en el proceso de la deglución. También el cerebro juega un papel importante en el proceso de la deglución, y por eso puede aparecer una disfagia cuando una persona sufre un ictus.

 

  1. Dentro de las ALTERACIONES DE LA VOZ, puede encontrarse con:

DISFONÍA ESPÁSTICA

Es una alteración que se produce en la musculatura laríngea de tal forma que la voz se caracteriza por ser entrecortada. Los músculos laríngeos presentan espasmos involuntarios al hablar, dando lugar a alteraciones en la fluidez verbal. En algunos casos, la risa, el susurro y el canto no están afectados. Por lo que el paciente compensa los problemas vocales utilizando la voz cuchicheada o susurro.

¿Cómo es el tratamiento logopédico ante las patologías causadas por un Ictus?

Es clave que la rehabilitación se inicie lo más precozmente posible ya que cuando cualquier parte de nuestro cuerpo sufre un daño, el propio organismo tiene mecanismos para que ese daño se recupere lo antes posible. Si se inicia en las primeras etapas la recuperación suele ser más rápida.

Otro motivo del inicio rápido de la terapia es reducir la angustia del paciente de no poder comunicarse. Esta angustia se suele encontrar en las afasias motoras, ya que son conscientes de sus alteraciones comunicativas.

En las fases agudas la pérdida es más generalizada, según va actuando la recuperación espontánea, el daño se va localizando y podríamos detectar las alteraciones concretas. A partir de ahí se puede determinar qué tipo de afasia sufre el paciente.
Desde esa detección se puede empezar una rehabilitación específica. Es por ello que lo primero que se debe hacer en la consulta de logopedia es hacer una evaluación exhaustiva de la comunicación. El paciente aportará un informe médico en el que obtendremos información acerca del área cerebral concreta dónde ha ocurrido el ictus.
Se recaba toda la información posible del paciente sobre su historia médica y personal.
Una vez disponibles esos datos es preciso realizar una evaluación de la comunicación a través de una serie de pruebas estandarizadas. Se evalúan los problemas de comunicación, tanto expresivos como comprensivos, que el paciente pueda presentar y se determina ante qué tipo de afasia estamos. Una vez hecha la evaluación se diseña un plan de intervención individualizado para el paciente dependiendo de los resultados obtenidos. Nuestro objetivo final como logopedas es establecer un modo de comunicación lo más inmediato y eficaz posible entre el paciente y su entorno. Esto hará que el paciente se sienta con menos frustración.

Es muy importante “instruir” a los familiares y entorno cercano al paciente para poder trabajar de forma continuada en casa y no solo cuando el paciente está con la logopeda. Las actividades se irán modificando en función de los avances que vayamos encontrando.

A pesar de ser complicado volver a alcanzar el nivel de eficiencia comunicativa que tenía el paciente antes de sufrir el ictus, con trabajo continuo y en un largo periodo de tiempo el paciente se comunicará de forma funcional y eficaz, aunque no tenga las formas convencionales correctamente establecidas.
Por último, desde Cocemfe Castilla y León les recomendamos una aplicación aconsejable para la familia de una persona que ha sufrido un ictus con el fin de utilizarla como herramienta de trabajo en casa.

http://ictuscare.com/

Y les compartimos un vídeo sobre los síntomas iniciales de un posible ictus con objeto de actuar en los momentos más inmediatos del mismo tan importantes para la recuperación de las funciones tras un ictus.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: