COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » LA RELAJACIÓN

LA RELAJACIÓN

queen-of-love

Un marco de ánimo alegre, reforzado por la relajación… es la medicina que pone todos los fantasmas del miedo a la fuga.

George Matthew Adams

La relajación es una de las actividades que las personas tenemos al alcance de la mano y que nos ayuda a disfrutar mucho más y mejor de nuestra vida.
El ritmo de vida diaria nos lleva a vivir con estrés, prisas, agobios,…
Vivimos pensando en todo lo que “tenemos” que hacer en el día, en todas las obligaciones y responsabilidades que nos impone la vida y que nos autoimponemos.

Muchas veces es como si lleváramos el “piloto automático” puesto, y continuáramos con él hasta que nuestro cuerpo nos avisa que estamos sobrepasando la velocidad adecuada para su buen funcionamiento.
Pero cuando el cuerpo nos avisa que estamos sobrepasando sus límites, normalmente llevamos tiempo sobre esforzándonos, y nos cuesta parar y llevar a nuestro cuerpo a una velocidad sana para nosotros.
¿Cuál es el precio de la tensión mantenida?
Cuando estamos bajo condiciones de estrés o ansiedad, es inevitable que tensemos los músculos del cuerpo, cuando el estrés desaparece, lo hace también la tensión acumulada. Hay personas que debido a diferentes circunstancias (estar en paro, cambiar de trabajo, problemas en la familia, exigencias continuas en el cuidado…), la tensión muscular se cronifica, afectando a grupos musculares determinados.
Existen dos zonas en nuestro cuerpo en las que debido a la sobrecarga, nos ponemos especialmente tensos. Una de ellas es la zona de la cabeza, en la que con frecuencia se producen dolores tensionales que a veces no calman con la medicación prescrita. La segunda es la zona de la nuca, hombros y brazos en los que la tensión mantenida produce molestias que impiden incluso algunas actividades de la vida diaria.
Esta tensión muscular crónica bloquea el movimiento y por lo tanto, según la persona y la zona donde se localice, dificulta la respiración, la digestión, el funcionamiento rítmico del corazón, la concentración y el sueño, en definitiva, disminuye la energía.
BENEFICIOS DE LA RELAJACIÓN: Se ha comprobado que la práctica de relajación produce una disminución de la tensión muscular acompañada por la disminución de dolores diversos y de la sensación de agotamiento. La respiración se vuelve más rítmica, profunda y lenta, aportando más cantidad de oxígeno al cerebro y a las células en general. El ritmo cardiaco se regula, lo que hace que disminuya la presión arterial y la sudoración.
El estado de relajación permite pensar con mayor claridad y de una forma más creativa, reduce la ansiedad y además facilita el sueño. Como consecuencia de lo anterior se refuerza el sistema inmunológico debido al aumento de las células encargadas de defendernos de las infecciones. Podemos decir que la relajación normaliza los procesos físicos, mentales y emocionales de las personas que la practican.
Además, estos beneficios son acumulativos, a más relajación, más tranquilidad y salud. Esto sucede cuando hacemos de la relajación una práctica diaria. Cuanto más practicamos las técnicas de la relajación, más fácil entramos al nivel de bienestar y podremos permanecer en él durante más tiempo.
¿Cómo puedo aprender a relajarme? Hay numerosas técnicas para relajarse, las más conocidas son: La respiración profunda, la relajación muscular progresiva, la visualización de imágenes evocadoras, el uso de palabras clave para la relajación…
Tenga en cuenta que aunque hay cierto número de maneras de practicar la relajación, todas poseen factores comunes, al menos en las primeras fases del aprendizaje.
Éstas son: el realizarla en un ambiente sereno, evitando ser interrumpida, adoptando una postura cómoda, aflojando o desprendiéndose de las piezas que le oprimen el cuerpo. Concentrando su atención en el ejercicio y poseyendo una actitud mental pasiva.
Practicar algún deporte “convencional” también relaja. Al igual que lo hace el bailar o escuchar música tranquila y suave, aunque tal vez sean más apropiados ejercicios que combinen, de manera específica, el movimiento con la meditación (que no es otra cosa que la relajación de la mente). Tal es el caso del yoga, el tai chi, etc.
La música tiene un efecto relajante sobre los estados de tensión y el estrés de la vida cotidiana. Unos minutos al día para escuchar música y relajarse es una de las mejores técnicas de relajación, que puedes adoptar.

La aromaterapia también ha demostrado su eficacia en lo que a la relajación se refiere; aceites esenciales relajantes, plantas y hiervas aromáticas (lavanda, manzanilla…) Pueden usarse en el baño, la almohada, infusiones, velas, un difusor…
Haz pruebas con los aromas. Es una buena idea oler cada uno de los aromas recomendados para ver cuál te resulta mejor. Algunas personas no encuentran ciertos aromas agradables, y por lo tanto, no se relajan con su presencia. Haz esto, con el fin de obtener el aroma que más efecto tenga sobre ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: