COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » COMUNICACIÓN DE MALAS NOTICIAS

COMUNICACIÓN DE MALAS NOTICIAS

pexels-photo-237637

“Jamás desesperes, aún estando en las más sombrías aflicciones,

pues de las nubes negras cae agua limpia y fecundante”.

Miguel de Unamuno

 ¿Qué es una mala noticia?

Podríamos definir mala noticia como aquella que  altera las expectativas de futuro de una persona, algo no esperado que puede provocar una respuesta emocional de gran impacto en la persona que recibe la noticia.

 ¿Por qué nos preocupa dar malas noticias?

Nunca es agradable verse recibir o dar malas noticias, sin embargo es importante hacerlo de forma adecuada;  la mayoría delas veces lo que ocurre  es que antes de comunicar una mala noticia nos invaden  varios tipos de miedos:

  • Miedo a causar dolor: tenemos que tener claro que podemos dar las malas noticias de  la mejor manera posible pero nunca  eliminaremos el dolor que ello conlleva.
  • Miedo a ser culpado: debemos tener en  cuenta que la reacción de  enojo  y rabia es normal, lo mejor que podemos hacer  es  sencillamente escucharle y estar a su lado.
  • Miedo por empatía: a veces  podemos sentirnos incómodos en el momento de dar una mala noticia debido a la  emoción que presenta el receptor, no debemos  olvidar que estos sentimientos son normales y nuestra función es apoyarles.

Procedimiento para comunicar malas noticias

Búsqueda de un momento y lugar adecuado:  una habitación  cómoda, tranquila y sobre todo donde haya privacidad para  evitar distracciones;  el objetivo es que el receptor de la noticia se sienta lo más cómodo posible.

Tener en cuenta que es lo que sabe   la persona a la que vamos a dar la noticia: siempre es importante tomar como punto de partida lo que la persona conoce para saber el tipo de impacto que puede producir la noticia; por ejemplo muchas veces a la hora de comunicar un fallecimiento  repentino, se comunica a la persona  que “ha sufrido un accidente, se encuentra grave en el hospital,…” para que la persona lo vaya asimilando.

Valorar la capacidad del receptor para comprender nuestro mensaje: es preciso adaptar nuestras palabras a la hora de comunicarnos con un niño o o con una persona con  discapacidad intelectual , dificultades de comprensión o problemas de lenguaje.

Dosificar  la información en  varios momentos:  será preciso dar la informacióm por partes si por ejemplo notamos que el contenido emocional  es muy fuerte, para facilitar que se pueda ir adaptando a la nueva realidad.

Respetar los silencios:  será preciso tener en cuenta esta necesidad para conseguir que  la persona que recibe la noticia pueda asimilar la información , valorando en todo momento  si prefieren estar solos y ofreciendo nuestra disponibilidad por si necesitan comunicar sus miedos, dudas o emociones.

Permitir que exprese sus emociones son muchas las ocasiones en las que una persona al recibir una mala noticia, puede tener reacciones  impulsivas de rabia, llanto  irritabilidad o excesiva emotividad. Debemos permitir este tipo de  expresiones siempre y cuando no supongan un peligro para si mismo o para los demás.

Reacciones más habituales de las personas al recibir una mala noticia:

  • Negación: no es posible, esto no me puede estar pasando a mi,…
  • Estupor, aturdimiento: se produce como una especie de bloqueo en el que las personas se quedan sin reaccionar.
  • Pánico, shock emocional, crisis de ansiedad que provoca respuestas emocionales descontroladas.
  • Incredulidad, soledad o abandono
  • Impotencia, dolor.
  • Culpa: se busca una razón por la que ha ocurrido.

Aspectos que debemos evitar:

            – Discutir con la persona diciéndole que no tiene razón; no es el mejor momento ya que no es capaz de captar nuestro mensaje con objetividad y no va a poder comprenderlo de forma adecuada.

            – Intentar hacerle “entrar en razón” mediante consejos o explicaciones; cuando recibimos una noticia de alto impacto emotivo, nuestro cerebro no es capaz de interpretar adecuadamente los mensajes  ya que esta totalmente gobernado  por la parte emocional.

            – Cortar el llanto: es necesario permitir siempre que exprese sus emociones con toda su intensidad evitando que pueda hacerse daño y siempre que su expresión emocional no suponga un peligro para sí mismo o los demás.

            – Mentirle respecto a lo ocurrido o darle falsas esperanzas, este momento  es de vital importancia y lo va a estar recordando durante el resto de su vida por lo que mecere ser comunicado de la forma más sincera posible.

A continuación les ofrecemos un vídeo relacionado con la comunicación de malas noticias que puede resultarle de interés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: