COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » RECOMENDACIONES ANTE UNA OLA DE CALOR

RECOMENDACIONES ANTE UNA OLA DE CALOR

pexels-photo-136871

“He sido un niño pequeño que, jugando en la playa, encontraba de tarde en tarde un guijarro más fino o una concha más bonita de lo normal.

El océano de la verdad se extendía, inexplorado, delante de mí”.

Isacc Newton

Según recoge el documento “Cambio climático y Salud” de La OMS publicado el 29 de junio de 2016, existe un incremento de temperatura notable desde el último siglo hasta la actualidad. Se tiene constancia de que el nivel del mar ha aumentado considerablemente debido al deshielo de los glaciares y que cada década que pasa es más cálida que la anterior. A consecuencia de estos cambios climáticos se prevé que los fenómenos meteorológicos extremos serán cada vez más intensos y con mayor frecuencia.

Según la Agencia Estatal de Meteorología se define ola de calor como un episodio de al menos tres días consecutivos, en que como mínimo el 10% de las estaciones consideradas registran máximas por encima del percentil del 95% de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto del periodo 1971-2000.

En España se ha observado un incremento notable de las olas de calor en verano siendo más intensas y de mayor duración. La ola de calor que más ha durado en nuestro país desde 1975 es la ocurrida en 2003 con una duración de 16 días y 28 provincias en alerta.

La ola de calor afecta a la mayoría de la población pero existen colectivos de mayor vulnerabilidad como son niños, personas mayores y personas con discapacidad.

¿Cómo afecta la ola de calor en  las personas?

La temperatura corporal interna de una persona en situación normal es de 36-37 grados, cuando esta temperatura aumenta por efectos ambientales el organismo pone en funcionamiento los sistemas de regulación de la temperatura interna, que deben funcionar a la misma velocidad a la que se genera para que no exista ni pérdida ni acumulación de calor. Estos mecanismos de regulación de la temperatura están gestionados por el hipotálamo. Cuando existe un fallo en estos sistemas se produce lo que se denomina hipertermia.

Mecanismos de regulación de la temperatura:

  • Termorregulación comportamental: Cuando la persona puede modificar los factores del entorno para disminuir o aumentar su temperatura: Un claro ejemplo es adecuar la vestimenta que llevamos dependiendo de la estación del año o utilizar aparatos externos que puedan regular la temperatura externa como son aparatos de aire acondicionado, abanicos, etc.
  • Termorregulación automática: Se produce de manera inconsciente desde el sistema nervioso autónomo. Cuando existe aumento de la temperatura corporal el organismo lo compensa mediante la sudoración, vasodilatación cutánea y/o menor producción de calor.

SINTOMAS DE HIPERTERMIA

  • Debilidad muscular.
  • Contracciones musculares (calambres) en abdomen y extremidades.
  • Agotamiento
  • Piel pálida, fría y sudorosa
  • Mareos
  • Nauseas
  • Dolor de cabeza
  • Pulso enlentecido

En casos más graves:

  • Agresividad
  • Confusión
  • Delirios
  • Fallo del organismo
  • Convulsiones
  • Coma

COMO PREVENIR LA HIPERTERMIA

  • Hidratación: Es importante que las personas mayores, niños y personas con alguna patología que puedan agravarse con el calor vayan ingiriendo líquidos cada poco tiempo aunque no tengan la sensación de sed.
  • Vestimenta: En la época estival se recomienda utilizar prendas holgadas y que transpiren, como pueden ser el hilo y/o algodón evitando en la medida de lo posible los tejidos sintéticos que dificultan la evaporización mediante el sudor.

Para la ropa de cama se pueden utilizar sábanas de algodón o satén.

  • Evitar exponerse al sol en las horas de más calor. La radiación ultravioleta tiene su mayor apogeo desde las 12,00 de la mañana hasta las 16,00h de la tarde, cuando el sol está situado en lo más alto.
  • Evitar que las personas permanezcan dentro de un vehículo estacionado, ya que, el calor que se produce dentro del automóvil (aunque dejemos las ventanas un poco abiertas) aumenta casi la mitad de los grados que hay en el exterior. Por lo tanto si la temperatura ambiente asciende a 30 grados se pueden alcanzar temperaturas de hasta 45 grados dentro del vehículo.
  • Alimentación: Evitar comidas copiosas que dificulten una buena digestión. Ingerir alimentos frescos con alto contenido en agua que ayuden a combatir el calor y la deshidratación, como pueden ser frutas, legumbres, cereales, verduras y ensaladas.
  • Domicilio: Intentar ventilar la casa a primera hora de la mañana, cerrando las ventanas, bajando las persianas y extendiendo los toldos para evitar la entrada del calor. Se recomienda abrirlo de nuevo a última hora del día para que circule el aire. Se pueden utilizar aparatos que ayuden a enfriar el ambiente.
  • Ducharse con agua templada y refrescarse cada poco ayuda a disminuir la temperatura corporal.

A continuación les mostramos un vídeo emitido por televisión española explicando unos consejos para evitar la deshidratación en una ola de calor.

http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/prevencion-ante-medicacion-ola-calor/1468300/

Desde Cocemfe Castilla y León les invitamos a seguir disfrutando del calor y color que nos ofrece el verano, previniendo de posibles contratiempos derivados de esta época estival que tan buenas prácticas nos ofrece y para  las personas poco amantes del calor recordarles ese refrán que dice:  “Verano que dura, otoño asegura”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: