COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » PRESBIFAGIA: DISFAGIA EN PERSONAS MAYORES

PRESBIFAGIA: DISFAGIA EN PERSONAS MAYORES

pexels-photo-390403

“Estómago satisfecho, espíritu jubiloso”. Friedrich Nietzsche

 La presbifagia se refiere a la habilidad de adaptar gradualmente los cambios en la alimentación y deglución, que se considera natural en el proceso de envejecimiento. La presbifagia sitúa a la persona mayor en una posición más vulnerable que al resto de la población a desarrollar una alteración en la deglución. Se ha indicado que los cambios en la deglución saludable que ocurren con el envejecimiento pueden comenzar a observarse a partir de los 45 años (Burda, 2011).

Se sabe que al envejecer las funciones sensoriomotoras en general comienzan a deteriorarse, junto con la disminución de las velocidades reflejas y de las percepciones sensoriales. En cuanto a la musculatura, el tamaño de la unidad motora se reduce considerablemente, por eso la deglución pierde su eficacia.

El proceso deglutorio normal involucra una serie de mecanismos precisos y detallados, que se desencadenan de manera secuencial desde el ingreso del alimento a la boca y que están mediados por receptores a lo largo de toda la cavidad oral, faríngea y laríngea, de manera que si el reflejo faríngeo de deglución se retrasa, aunque sea mínimamente, el proceso completo se verá alterado (Leslie, Drinnan, Ford & Wilson 2005).

La disfagia en una persona mayor puede deberse a una gran variedad de alteraciones, tanto estructurales como funcionales. Las alteraciones estructurales afectan a la anatomía de la deglución y obstaculizan el paso del bolo alimenticio. Las alteraciones funcionales se consideran las más frecuentes y se deben a alteraciones en la propulsión del bolo o a un enlentecimiento de reflejos orofaríngeos imprescindibles para la deglución. Su fisiopatología está determinada por varios factores, entre ellos, el propio envejecimiento es la causa de un deterioro todavía poco conocido de la fisiología orofaríngea y también por una mayor prevalencia, en este grupo de edad, de enfermedades que generan disfagia.

 Ginocchio, Borghi & Schindler (2009) plantean los conceptos de presbifagia primaria, atribuyéndosela a los cambios que ocurren en el proceso deglutorio dentro del envejecimiento normal, y presbifagia secundaria cuando las alteraciones deglutorias que ocurren en el adulto mayor se encuentran asociadas a una patología.

Dentro de la presbifagia primaria se incluye la entrada de saliva o de alimento en las vías respiratorias inferiores (lo cual se conoce como aspiración) y residuos (cuando quedan restos de alimento en la faringe).

En la población de la tercera edad sufre cambios en el sistema sensitivo motor oral, como por ejemplo:

  • Inadecuaciones de la fase oral, faríngea y esofágica de la deglución
  • Deglución menos eficiente.

Los síntomas más comunes son:

  • Atragantamiento
  • Tos
  • Sensación de comida bloqueada en la garganta
  • Dificultad para tragar comprimidos, migajas y migas de pan.

La diferencia entre presbifagia y disfagia, es que la presbifagia se produce por el envejecimiento normal de los individuos y la reducción progresiva y generalizada de la fuerza y masa muscular pueden afectar a la deglución, en cambio la disfagia es una  alteración de la deglución afectando tanto trastorno a niños como adultos, pero generalmente es más común en individuos mayores con algún tipo de daño o trastorno neurológico, lo cual incluye entre otros al accidente cerebrovascular (ACV) y enfermedades neurodegenerativas

Se realizó un estudio con 114 ancianos en viviendo en una residencia de personas mayores; comprobando, a través de entrevista dirigida y asociada a la observación durante la alimentación, que aproximadamente un 80% presenta dificultades para tragar, especialmente con alimentos sólidos, con síntomas de tos, carraspeo y ahogamiento durante las comidas.

Se observaron los siguientes síntomas….

  •  Acúmulo de alimentos en boca
  • Cambios en la masticación
  • Expulsión de los alimentos en las comidas
  • Regurgitación nasal
  • Fatiga
  • Tos después de la ingesta de alimentos
  • Dolor de garganta
  • Náuseas
  • Dificultad para tragar ciertos alimentos
  • Voz húmeda después de tragar
  • Sensación de bolo en la hipofaringe
  • Intolerancia a sólidos y líquidos.

En el año 2007 Ferrari, Salvioli & Mussi mencionan que existe una sequedad crónica de la cavidad oral, esto puede ser xerostomía o una baja producción salival, esta alteración se encuentra presente en alrededor de 30% en adultos mayores de 65 años. Se afirma que la prevalencia de esta alteración se explica por la sobremedicación del adulto mayor.

Por otro lado, la cantidad y calidad de piezas dentarias es fundamental para la fase preparatoria oral (Ferrari et al., 2007). Burda (2011) mencionó que cuando existe una carencia de dientes, importantes para deglutir, limitan la cantidad de opciones a la hora de ingerir alimentos. En un estudio realizado aquí en Chile el año 2009 por Araneda, Rochefort, Matas & Jiménez, se desprende que la principal razón que tienen los adultos mayores para utilizar prótesis removibles es poder recuperar la funcionalidad para poder masticar más que razones estéticas. Lo anterior podría explicar el por qué los adultos mayores que utilizan prótesis dental, frecuentemente hacen un aseo ineficiente de ellas y la constante irritación de la mucosa por roce y mal acoplamiento.

El gusto es otra de las alteraciones relacionadas con la deglución, en donde disminuye la intensidad de este al ingerir alimentos, por otra parte algunos medicamentos le otorgan un sabor metálico a las comidas y además el aseo ineficiente contribuye una percepción gustativa desagradable. (Smith, Logemann, Burghardt, Zecker & Rademaker, 2006).

Las alteraciones cognitivas, la demencia, falta de atención y memoria pueden estar alterados en perosnas en los que se encuentren alteraciones de la deglución. Por lo que es importante incidir en la etapa anticipatoria, anterior a la preparatoria oral, que es necesaria para la evolución óptima del proceso en la que se mencionan aspectos cognitivos, afectivos, motores y sensoriales que influyen en la alimentación.

Para concluir esta entrada nos gustaría resaltar que la calidad de vida de las personas mayores se relaciona con su capacidad funcional y con el conjunto de condiciones que permitan el autocuidado y participación en la vida familiar y social de manera plena, por lo que cualquier alteración en la deglución limitará su participación en ella, debido a que como menciona Chen et al. (2009) la alimentación juega un rol importante en la sociedad, por lo que las alteraciones en la deglución afectarán evidentemente su calidad de vida puesto que provocan aislamiento y ansiedad a la hora de comer.

 A continuación les adjuntamos unos videos que les aportarán más información sobre la presbifagia.

https://www.youtube.com/watch?v=T2oGTfjI0g8

https://www.youtube.com/watch?v=-btVaA6OTR8

https://www.youtube.com/watch?v=OiU5zLNaSKw

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: