COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » Lecciones valiosas en tiempos de dificultad

Lecciones valiosas en tiempos de dificultad

chica

¿Es posible que se esté produciendo un cambio en la conciencia que no sabemos medir ni mostrar en un gráfico y que, sin embargo, se asoma cada tarde a los balcones y grita y aplaude? ¿Un cambio que es bueno?

Parece que por primera vez en mucho tiempo, tenemos conciencia de los otros, de todos los otros, del esfuerzo de muchos y de la fragilidad de tantos.

Nunca antes hemos estado tan aislados, tampoco nunca tan unidos. Este cambio en la conciencia ciudadana no es menor y sus consecuencias solo el tiempo las dirá.

De manera individual también estamos cambiando y aprendiendo. Alguna de esas lecciones que las circunstancias nos enseñan en estos tiempos pueden ser por ejemplo:

-A pasar más tiempo en familia y a reestablecer lazos con los que más queremos. Si creamos el ambiente propicio, establecemos espacios y horarios para el trabajo y el ocio, estar en casa puede ser un placer.

-A planificar mejor la vida doméstica. Aprovechar los distintos espacios del hogar dándoles una utilidad, los tiempos que dedicamos a actividades distintas, lo que hacemos, comemos…

 -A buscar nuevas alternativas de ocio. Y no nos referimos únicamente a pegarnos el atracón de series o películas, sino a encontrar otras formas de entretenimiento sencillo y gratuito: leer libros y revistas, hacer puzles, jugar a las cartas, cuidar esa maceta que nunca riegas, hacer manualidades, retomar la guitarra… y, cómo no, cocinar. No sólo para alimentarnos sino para disfrutar haciéndolo.

-A ser más solidarios. Hay jóvenes que acompañan a personas solas, médicos jubilados que se ofrecen voluntarios en hospitales; hoteles que ceden sus instalaciones para que sean medicalizadas; restaurantes que donan comida; e incluso ejercicio físico a través de Instagram con clases gratuitas en directo y guiadas por un entrenador personal.

-A volver a estar bien informados Los medios de comunicación nos conectan con la realidad que nos rodea y nunca antes había habido coberturas tan completas y actualizadas como la que ha generado la crisis de Coronavirus y por vías más variadas.

-A manejar mejor la tecnología. A hablar con los nietos por videollamada, a subir los deberes de los niños a las plataformas educativas, a teletrabajar sin morir en el intento.

-A ser conscientes de la importancia de la higiene. Parece una obviedad, pero el sencillo acto de lavarse bien las manos ayuda a evitar el contagio. Seguir las recomendaciones de las instituciones es importante y cada pequeño detalle cuenta.

-A ser más ecológicos. Usamos menos el coche, el espacio aéreo se ha reducido, se ha reducido la frecuencia del transporte público… luego nuestro aire está más limpio.

-A ser más responsables y a mejorar la conciencia social. El sentimiento de pertenencia a un colectivo hace aflorar la idea del bien común. Formar parte de algo mayor que nosotros mismos nos hace ser menos egoístas, más agradecidos y más empáticos.

-A agradecer lo que tenemos: No nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos. Es una lección que en teoría ya sabemos, pero que a la hora de la verdad todavía no hemos aprendido.

La tranquilidad de cada día. Poder ir y venir. Sentirse libre. Trabajar. Estar con la gente a la que se quiere, compartir, celebrar, disfrutar de cada momento…

Todo lo que hay en nuestra vida cuando estamos en esa rutina que no valoramos hasta que la echamos de menos.

-A darnos cuenta de que hay cosas que no podemos controlar. A veces queremos controlar lo que nos pasa y lo que no nos pasa, cómo son los demás, cómo se comportan… Queremos una vida controlada, agendada y planificada. Y desde ahí, todo lo que no se corresponde con lo que debería ser es una tragedia.

Pero no, ni tu ni yo controlamos nada y es hora de que lo aceptemos y empecemos a fluir con la vida como es.

No podemos controlar todo lo que va a pasar,pero sí podemos responsabilizarnos, protegernos, cuidarnos y cuidar a los nuestros. Hacer lo que le corresponde desde nuestro pequeño lugar, y seguir las recomendaciones, aquí y ahora.

Porque la Vida es mucho más grande que nosotros y nosotros no controlamos nada. Pero sí podemos marcar la diferencia entre ser prudentes y protegernos o volvernos locos y vivir aterrados por lo que pueda pasar. Eso sí que depende de cada uno de nosotros y esta situación nos dala oportunidad ahora de aprender esa lección.

– A conectar con nuestros valores y volver a lo que de verdad es importante para nosotros.

La alegría, la generosidad, la humildad, el reconocimiento, la confianza, la honestidad, la serenidad, la amistad, el entusiasmo, la gratitud, el respeto… Y siempre, el amor. El amor versus el miedo. Para dárselo a uno mismo y dárselo a quienes más lo necesitan.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: