COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Autocuidado » CONSUMISMO Y CONFINAMIENTO

CONSUMISMO Y CONFINAMIENTO

CONSUMOEn casa tenemos muchas cosas que ni recordamos que están ahí y en un momento como el que vivimos podemos devolverles el sentido y alargarles la vida útil.

Una de las cosas de las que nos estamos dando cuenta con el confinamiento forzoso de las personas es cómo, al desacelerarse la economía, al pararse la actividad industrial, empresarial, detenerse el movimiento de las personas, de los vehículos, transportes, los desplazamientos en general de una manera masiva y constante, observamos como la naturaleza, el medio ambiente, el clima, están como resarciéndose, tomando un descanso, recuperando terreno perdido. Y al tiempo, nos está haciendo recapacitar sobre lo que muchos vienen clamando desde hace tiempo, alertando sobre el modelo de nuestra sociedad de consumo, porque es ya insostenible.

Ha tenido que llegar el famoso “bicho” a poner este mundo patas arriba para demostrarnos que algo de razón tenían los mencionados ideólogos del minimalismo y sus hábitos “anticonsumistas.”  Queramos o no, prácticamente todos los que estamos en cuarentena hemos tenido que aplicar técnicas minimalistas para sobrevivir al encierro, sin volvernos locos ni agotar todas las provisiones en una sola sentada.

Nuestro hogar se ha convertido en centro de ocio, de estudio, en oficina, aparte de espacio sagrado donde dar rienda suelta a las pasiones (leer, escribir, escuchar música, grabar vídeos, incluso hacer deporte…)

¿Cuántas cosas necesito realmente para vivir? ¿Para vivir feliz? ¿No será que casi todas esas cosas las tengo de hecho ya, en mi casa, conmigo?  ¿Cuánto tiempo puedo pasar sin comprar ese objeto del que me he encaprichado que después apenas usaré?

Junto a la urgencia de respiro que nos imploraba el medio ambiente, se podría decir que la principal lección que podemos sacar de esto, es  que todo lo valioso que tenemos se encuentra resguardado en cuatro paredes.

No necesariamente lo que queremos, pero sí lo que requerimos para estar bien. Habiendo comida, salud y una familia qué cuidar y amar, el resto se vuelve secundario. El dinero, el estatus, las propiedades, los coches, la ropa y demás pertenencias son pequeñeces frente a la trascendencia de lo intangible que realmente nos ocupa, lejos de lo superficial, material y accesorio procedente del exterior.

¿Puede ser entonces que nos estemos liberando del constante estrés y agobio inconsciente que produce la cultura del consumo?

Muchos estamos comprobando (si no lo habíamos hecho antes) que el deseo por algo material no tarda mucho en desvanecerse y que al cabo de un tiempo el mismo hábito de dejar de comprar permite cuestionarse sobre la inutilidad de comprar tanto. Revisando cada rincón de la casa con atención, cuando vemos las cosas que poseemos y las que realmente son importantes, algunos nos quedamos con una sensación intermedia de asombro y decepción. ¿En qué momento adquirí tantas cosas? ¿Habrá alguien más que las necesite?

La buena noticia que va aparejada a toda esta reflexión es que ¡estamos recortando gastos! Esos gastos que siempre intentamos reducir para llegar a fin de mes, para ahorrar más…

Independientemente de la situación que tengamos cada uno en esta crisis (autónomos sin ingresos, ERTES, quienes teletrabajan o trabajan presencialmente…) al fin y al cabo esto de de reducir el gasto mensual nos viene bien y ojalá nos enseñe para continuar consumiendo con conciencia cuando esto acabe, por nuestra cartera, el medio ambiente… al final lo importante es lo importante, la salud, la familia… ¿no crees?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: