COCEMFE CASTILLA Y LEÓN : CUID@2

Inicio » Neuropsicología

Archivo de la categoría: Neuropsicología

EFECTOS POSITIVOS DEL BAILE

HT18Ub.FQJcXXagOFbXx

“Todo en el Universo tiene ritmo. Todo danza”
Maya Angelou

En esta entrada analizaremos los efectos positivos del baile en el ser humano y algunas de las aplicaciones más importantes realizadas en el campo de la neurorehabilitación mediante el uso del movimiento y la danzaterapia.

En términos generales podemos afirmar que el baile mejora la relación psicofísica con el espacio que le rodea, las secuencias motrices, la coordinación motora, el equilibrio y la capacidad de expresión de emociones y la comunicación interpersonal. Pero realmente ¿porqué se habla de beneficios neuropsicológicos? ¿Tiene alguna relación directa con la propia existencia del ser humano?

El sentido del ritmo es innato en el ser humano
Se presupone que el impulso de moverse al ritmo de la música aparece como una capacidad innata en los seres humanos y se relaciona a menudo con la función adaptativa que desempeña en la propia evolución de las relaciones sociales. Es destacable el papel del baile en las relaciones sociales, mejorando la confianza y el contacto interpersonal y favoreciendo la comprensión lingüística.
Algunos hallazgos importantes:
En 2009, un equipo de investigadores de Budapest de la Academia Húngara de las Ciencias, demostraron en recién nacidos el innatismo del sentido rítmico musical de nuestro cerebro.
En 2010 investigadores del Instituto Max Planck de Antropología evolutiva de Leizpig demostraron en niños/as que la música y el baile contribuyen al desarrollo social humano aumentando los comportamientos de cooperación y de empatía.

Bailar facilita la expresión emocional
La expresión corporal del baile puede generar cambios en el funcionamiento de nuestra psique, mejorando la salud y estimulando el crecimiento personal, englobando tanto la emoción como el cuerpo y su lenguaje. Dichas conclusiones están basadas en investigaciones diversas sobre el desarrollo evolutivo humano, la comunicación no verbal y el análisis de los patrones de movimiento.

Mientras bailamos se activa nuestro cerebro
Mediante el estudio de la activación neuropsicológica demostrada en diversas pruebas de imagen durante una sesión de baile, se han podido describir las activaciones en nuestro mapa cerebral en diversas regiones: las áreas auditivas corticales que son responsables de la audición y las áreas motoras de la corteza responsables de los movimientos de nuestro cuerpo, centros de control de la coordinación de nuestro cerebelo y otras estructuras como los ganglios basales que contribuyen a que nuestros movimientos voluntarios sean rítmicos y acompasados a la música que escuchamos.

Bailar tiene beneficios terapéuticos
Entre otros efectos físicos del baile podemos destacar los siguientes: activa y tonifica la musculatura, fortalece los huesos,mejora la flexibilidad articular y la elasticidad de tendones y músculos,mejora el funcionamiento del sistema cardiovascular y la capacidad pulmonar.

Con el baile se activan procesos neurológicos, fisiológicos y emocionales que permiten despertar funciones neuropsicológicas deterioradas y se facilita la comunicación humana expresando con su propio cuerpo emociones que las personas a menudo no pueden expresar a través del lenguaje oral.

En términos generales podemos afirmar que el baile potencia la socialización y se puede emplear en su variable más terapéutica como tratamiento no farmacológico en enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer o el Parkinson, retraso madurativo o la lesión cerebral adquirida luego de un traumatismo o un ACV.
En el año 2012, Wie Ryan Duncan y Gammon Earthart (Universidad de Washington en Saint Louis), demostraron un importante efecto positivo del tango en la enfermedad de Parkinson, desde su vertiente social (aumenta la empatía y la conducta prosocial) además de los beneficios terapéuticos sobre el movimiento.

Aplicaciones en la rehabilitación cognitiva

Según la Asociación Española de DMT, la definición de la danza movimiento terapia es el uso psicoterapéutico del movimiento dentro de un proceso creativo para la integración psicofísica del individuo, pretendiendo favorecer la integración emocional, cognitiva, física y social.
En el Centro de Referencia Estatal de Alzheimer y otras Demencias de Salamanca (España), el equipo de DMT del departamento de Investigación, Desarrollo e Innovación, realiza un estudio para determinar el proceso evolutivo individual de la persona desde el punto de vista corporal y los aspectos diagnosticados que se movilizan internamente a través del baile. Sus objetivos principales son: mejorar los síntomas conductuales y psicológicos asociados a la demencia, mejorar la movilidad y coordinación, así como mantener la identidad de la persona trabajando su sentido de sí mismo.
Beneficios demostrados: mejoras en la atención, concentración, control de impulsos, motivación, relaciones interpersonales, mejora en el estado de ánimo, expresión emocional, mejora el humor y el desarrollo de mecanismos para adaptarnos a nuevas situaciones o situaciones traumáticas y la resolución de problemas, reduciendo la ansiedad y promoviendo cambios positivos en la autoestima y la imagen corporal.

Desde COCEMFE CASTILLA y LEÓN les invitamos a que vean los efectos positivos del baile en diversas producciones relacionadas con la enfermedad de Alzheimer y el Parkinson y comprueben por ustedes mismos sus efectos positivos, entre otros el documental If I can´t dance, dancing with Parkinsons de Lucy Bowen McCauley y en relación a los cambios del estado de ánimo en la audición musical en la película “Alive Inside” un documental sobre la influencia de la música en la enfermedad de Alzheimer.

LA IMPORTANCIA DE LAS FUNCIONES EJECUTIVAS EN LA VIDA DIARIA (I)

 

Imagen

“En la calidad de mis decisiones está la arquitectura de mi propia vida”.

Miguel Ángel Cornejo

En esta entrada analizaremos la importancia de las funciones ejecutivas en nuestra vida diaria, en la siguiente entrada se analizarán las diversas alternativas para la rehabilitación de las funciones ejecutivas.

QUÉ SON LAS FUNCIONES EJECUTIVAS

Las funciones ejecutivas son actividades mentales complejas, necesarias para planificar, organizar, guiar, revisar, regularizar y evaluar el comportamiento necesario para adaptarse eficazmente al entorno y para alcanzar metas (Bauermeister, 2008).

Según la definición de (Lezak, 2004) son un conjunto de habilidades implicadas en la generación, la supervisión, la regulación, la ejecución y el reajuste de conductas adecuadas para alcanzar objetivos complejos, especialmente aquellos que requieren un abordaje novedoso y creativo.

Desde el punto de vista neuropsicológico, el concepto “función” o “funciones ejecutivas” define la actividad de un conjunto de procesos cognitivos vinculada históricamente al funcionamiento de los lóbulos frontales del cerebro. (Luria, 1980; Burgess, 1997).

DESARROLLO DE LAS FUNCIONES EJECUTIVAS

Las funciones ejecutivas se desarrollan de manera progresiva desde el nacimiento y alcanzan los niveles de funcionamiento del adulto hacia los 10 años de edad en cuanto a la capacidad para cambiar de una estrategia a la otra, mientras que las habilidades de planificación y generación verbal continúan su desarrollo hacia la adolescencia y aún durante la etapa adulta.

Su funcionamiento tiende a declinar con el envejecimiento siendo a partir de los sesenta y los setenta años una etapa particularmente sensible a estos cambios.

COMPONENTES DE LAS FUNCIONES EJECUTIVAS

  • Memoria de trabajo: habilidad para retener aquella información necesaria para manejar información percibida a pesar de la desaparición del estímulo y guiar las acciones de la persona, al momento o más adelante.
  • Control inhibitorio: Capacidad para frenar una conducta en favor de la respuesta adecuada.
  • Fluidez verbal: capacidad para producir un habla espontáneamente fluida, sin excesivas pausas, ni fallos en la búsqueda de palabras.
  • Atención: Capacidad de extraer los elementos esenciales y mantener una estrecha vigilancia sobre el curso preciso y organizado de la actividad mental.
  • Flexibilidad: Habilidad para hacer transiciones y tolerar cambios, flexibilidad para resolver problemas y pasar el foco de atención de un tema a otro cuando se requiera.
  • Planificación: Capacidad para crear una estrategia dirigida a un objetivo final.

EFECTOS DE LAS DISFUNCIONES EJECUTIVAS EN LA VIDA DIARIA

A diferencia de la mayoría de las funciones neuropsicológicas, las disfunciones ejecutivas, por muy leves que estas sean, tienen un gran impacto en las actividades de la vida diaria de una persona y en la relación con los demás, puesto que dirigen su conducta (autorregulación) y su actividad cognitiva y emocional; Como diría Golberg (2004), son el director de la orquesta que dirige y supervisa el resto del cerebro.

En su vida diaria usted necesita activar las funciones ejecutivas ante situaciones novedosas, cuando necesita mantener y recuperar información, iniciar o interrumpir acciones, o cuando es preciso coordinar acciones o supervisarlas y seguir instrucciones o reglas.

Otras dos funciones importantes de las funciones ejecutivas en la vida diaria son la habilidad para autorregular las emociones, la motivación, así como la habilidad para solucionar problemas (Bauermeister, 2008).

En la vida diaria una disfunción o fallo de las funciones ejecutivas podría provocar situaciones como: problemas para el uso del ordenador, para preparar la comida, el control del dinero y/o de los gastos domésticos, planificación de un viaje o resolver una situación problema en nuestra vida diaria.

Algunos ejemplos de síntomas más frecuentes asociados a las disfunciones ejecutivas son:

  • Conductas compulsivas
  • Pobre afectividad
  • Reacciones emocionales repentinas e inapropiadas
  • Falta de originalidad y creatividad
  • Dificultades para focalización la atención
  • Poca habilidad para organizar sus actividades futuras

Comportamiento social

Lo que dificulta la convivencia con una persona con disfunciones ejecutivas son los cambios en las relaciones sociales, tales como la falta de interés o el aumento de las reacciones agresivas ante situaciones problemáticas. Habitualmente el entorno próximo suele afirmar que “ya no es la misma persona que antes”.

Dificultades en la realización de actividades laborales

En la realización de las actividades que compone su trabajo habitual suelen aparecer síntomas como enlentecimiento en el tiempo de ejecución de las tareas y dificultades para organizarse, por lo que puede verse comprometida su efectividad laboral. Las quejas más habituales de los compañeros del entorno laboral están relacionadas con la elección adecuada de la prioridad de las diversas tareas o con el hecho de iniciar varias tareas sin finalizar ninguna de ellas.

Dificultades de aprendizaje

La capacidad de aprender nuevas formas de comportamiento se ve alterada en personas con disfunciones ejecutivas, especialmente en aquellos casos en los que aparece anosognosia (incapacidad para reconocer los déficits).

ENFERMEDADES RELACIONADAS CON DISFUNCIONES EJECUTIVAS:

Las funciones ejecutivas son particularmente vulnerables a determinados trastornos mentales tales como esquizofrenia o depresión, TEA y TDA-H y patologías neurológicas como los tumores cerebrales, los ictus, esclerosis múltiple, traumatismos craneoencefálicos, o demencias entre otros.

Desde COCEMFE CASTILLA y LEÓN entendemos que las funciones ejecutivas son críticas para favorecer la autonomía de una persona en situación de dependencia; por ello, conocer el efecto concreto de los déficits ejecutivos sobre las actividades de la vida diaria de su familiar  permitirá aportar información fiable a los profesionales para promocionar su autonomía personal, fortalecer su autoestima y ayudarle a desenvolverse de forma más satisfactoria en su vida diaria.

 A continuación les compartimos las funciones del lóbulo frontal explicadas por el neurocientífico Facundo Manes.